AFILIACIÓN AL RÉGIMEN DE LA SEGURIDAD SOCIAL
Minimizar

 

¿EL REQUISITO DE AFILIACIÓN AL RÉGIMEN CORRESPONDIENTE DE LA SEGURIDAD SOCIAL HAY QUE ENTENDERLO REFERIDO AL RÉGIMEN GENERAL, O A AQUELLOS RÉGIMENES ESPECIALES APLICABLES A DETERMINADOS SECTORES DE TRABAJADORES POR CUENTA AJENA, COMO EL AGRARIO, EL DE TRABAJADORES DEL MAR, EL DE EMPLEADOS DEL HOGAR, ETC.?

 

En efecto, esto es así, es decir, que la afiliación a la Seguridad Social debe realizarse a través del régimen que como trabajador por cuenta ajena le corresponda, no siendo válida la afiliación al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, ya que éste no permite la afiliación de asalariados.

La posibilidad de que la Seguridad Social pudiera no admitir la afiliación del cónyuge o hijos menores al Régimen General, rechazando por escrito la solicitud e incluyéndolos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, ha llevado a la DGT a interpretar en dicho supuesto que si el titular de la actividad puede probar que el cónyuge o los hijos menores trabajan en la actividad en régimen de dependencia laboral y se cumplen los restantes requisitos de la LIRPF art.30, en tales casos las retribuciones al cónyuge o hijos menores tendrían la consideración de gasto deducible. En correspondencia con esta clasificación, procedería considerar a las retribuciones obtenidas por el cónyuge o hijos menores como rendimientos del trabajo. Si la Tesorería General deniega la solicitud de afiliación al Régimen General, y la desestimación  se refiere a la inclusión en el Régimen de Autónomos como familiar colaborador, es este supuesto las retribuciones al cónyuge no tienen la consideración de gasto deducible. En contrapartida, las mismas tampoco tendrán la consideración de rendimientos para el cónyuge preceptor.

La norma alude al régimen correspondiente de Seguridad Social, que puede ser, o el general, o aquellos regímenes especiales aplicables a determinados sectores de trabajadores por cuenta ajena. El régimen de autónomos no permite la afiliación de asalariados. Sin embargo, laboralmente se admite la inclusión del cónyuge del empresario en régimen general, al establecer que no tienen la consideración de trabajadores por cuenta ajena, salvo prueba en contrario: el cónyuge, los descendientes, ascendientes y demás parientes del empresario, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción, ocupados en su centro o centros de trabajo, cuando convivan en su hogar estén a su cargo.

Aunque el contenido de la consulta se refiere al método de estimación directa, consideramos que también sería aplicable al requisito de la afiliación al régimen general de la Seguridad Social en el método de EO.