El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


¿Sabes si la actividad profesional que quieres poner en marcha está exenta de pagar el IVA?

Por todos conocido por ser el más famoso de los impuestos, aplicable a todo, el omnipresente IVA, Impuesto sobre el Valor Añadido, con el que todos los consumidores estamos familiarizados.

Se trata de un impuesto considerado indirecto porque aunque supone una carga fiscal en el consumo de cualquier bien y servicio encaminada a reportar un lucro, es la empresa o profesional que vende quién recauda el mismo para la Administración, no el consumidor quién lo paga directamente a Hacienda, y lo hará en función de aquello que comercializa, variando los porcentajes entre el tipo general establecido en un 21%, el tipo reducido que equivale a un 10% o el tipo super reducido que es de un 4%.

Según la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido:

 “Están sujetas al IVA las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas en territorio de aplicación del impuesto por empresarios o profesionales a título oneroso, en el desarrollo de sus actividades económicas. Son sujetos pasivos del mismo las personas físicas, personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica”.

Como en toda regla hay excepciones, pero, ¿sabes cuáles son las actividades profesionales exentas de pagar IVA?

Estas actividades suelen tener que ver con servicios necesarios para garantizar el adecuado acceso a derechos fundamentales como la sanidad o la educación, pero también se contemplan otras, como la comercialización de diferentes tipos de productos financieros, como los depósitos o los seguros, o ciertas operaciones de exportación. A continuación se citan las actividades profesionales que contemplan las exenciones del IVA:

 Servicios de enseñanza y formación, que tengan lugar tanto en centros privados como públicos, siempre que las materias que se impartan estén contempladas en los planes de estudio del Ministerio de Educación Cultura y Deporte. Esto se aplica a cualquier nivel de la escala académica oficial y también a casos como el de personas físicas que impartan clases particulares.

 Prestación de servicios de hospitalización o de asistencia sanitaria ofrecidos por hospitales y clínicas; y también los servicios prestados por profesionales sanitarios o médicos. Esta exención incluye a médicos y demás personal sanitario, logopedas, psicólogos, ópticos y demás personal reconocido oficialmente por la Administración.

 Servicios profesionales prestados por artistas plásticos, escritores, colaboradores literarios, gráficos, fotográficos de periódicos y revistas, autores y adaptadores de obras teatrales o audiovisuales, traductores, etc. Incluidos aquellos cuya contraprestación consista en derechos de autor.

– Los servicios de mediación ofrecidos a personas físicas para llevar a cabo diferentes operaciones financieras exentas del IVA. Este es el caso de depósitos, créditos, comisiones bancarias, avales, préstamos, etc.

 Servicios relacionados con las operaciones de seguro, reaseguro y recapitalización. Esta exención se aplica con independencia de la condición del profesional o empresa que presta los servicios. Contempla también las operaciones de captación de clientes y de contratación de los servicios.

 El arrendamiento de viviendas y la entrega de terrenos rústicos y no edificables. Extensible a segundas y posteriores entregas de edificios.

 Entrega de sellos de correos y efectos timbrados de curso legal. Limitado a los casos en los que los sellos se venden por un valor no superior al de su emisión.

 Servicios de mediación ofrecidos por fedatarios públicos para el correcto desarrollo de operaciones exentas del IVA. Es decir, el trabajo de notaría realizado por notarios públicos.

Éstas son sólo algunas de las actividades profesionales exentas de IVA, pero existen otro tipo de actividades no profesionales que también se encuentran exentas de tributar este impuesto. Para conocerlas y saber más sobre cómo emitir facturas de este tipo de actividades, clic aquí para consultar la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.


Ayudas a la exportación, financiación de emprendedores y otras ámbitos como las TIC´s

Con el comienzo de un nuevo año los emprendedores vuelven a tener disponibles diversas ayudas para facilitar el desempeño de su labor, como son los famosos préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) o las ayudas a la exportación del ICEX España Exportación e Inversiones, la entidad pública empresarial de ámbito nacional que tiene como misión promover la internacionalización de las empresas españolas.

Para facilitar la consulta de las ayudas disponibles en alguno de los ámbitos más demandados, a continuación se trata la información básica sobre las mismas.  

Préstamos Línea ICO 2016:

Se orientan sobre todo a emprendedores y compañías privadas y públicas, tanto españolas como extranjeras que precisen de liquidez o que necesiten el dinero para afrontar inversiones productivas en territorio nacional. Los que estén interesados en utilizar los créditos ICO deberán gestionarlos por medio de las distintas entidades financieras.

El organismo ha manifestado las condiciones ventajosas para proyectos dentro y fuera de España que impulsen el crecimiento de la economía, en especial, la inversión, la innovación y la internacionalización de las empresas.

El importe máximo por cliente será de 12,5 millones de euros, tanto en una sola operación como en varias. Los conceptos que se financiarán a través de esta línea de crédito son, entre otros, la obtención de liquidez, las inversiones en territorio nacional (línea “Empresas y Emprendedores”) o internacional, cuya línea recibe este mismo nombre.  Además, como novedad en 2016 para completar la gama de instrumentos de financiación que el Instituto ofrece al  sector empresarial, se lanza la nueva Línea ICO Crédito Comercial, con la que se facilita liquidez a las pymes mediante el anticipo de facturas a corto plazo (factoring).

El plazo para la solicitud de préstamos estará habilitado hasta el 10 de diciembre de 2016. Toda la información aquí.

 

Ayudas a la exportación del ICEX

El objetivo de este organismo es ayudar a las empresas a internacionalizar su negocio, aumentar su facturación exterior diversificando el riesgo empresarial y, por último, mejorar la competitividad global. Para ello, las empresas contarán con más 13.000 euros de ayuda por cada iniciativa durante 18 meses para gastos relacionados con la internacionalización.

Requisitos de las empresas para acceder a estas ayudas: contar con un producto, servicio o marca propia, contar con potencial exportador, con personal cualificado y comprometido, disponer de capacidad financiera para la ejecución de un proyecto internacional, requerir asesoramiento para desarrollar o impulsar su estrategia de acceso a los mercados y su plan de negocio en los mismos, no haber participado con anterioridad en programas de iniciación de Icex.

Toda la información aquí.

Ayudas desarrollo cloud para pymes y autónomos del sector TIC:

Con una cuantía máxima de las ayudas que se concedan de 25.000.000 €, podrán solicitarlas las pymes y autónomos que ejerzan su actividad dentro del sector de las TIC, con menos de 250 empleados y un volumen de negocio menor de 50M€, domicilio fiscal y centro de trabajo en España, que acrediten la experiencia requerida y presenten un proyecto según se establece en las bases. Podrán cubrir un importe de entre 12.500€ y 60.000€ por beneficiario, correspondiente a un porcentaje, de entre el 50% y el 80%, del presupuesto subvencionable solicitado (que podrá financiar al personal directamente vinculado con el proyecto, gastos de subcontratación de servicios tecnológicos vinculados directamente al proyecto y gastos de contratación de servicios de evaluación tecnológica de la solución software desarrollada).

El plazo de solicitud acaba el 25 de enero de 2016. Más información aquí


¿Cuándo y cómo puedo solicitar el pago único?

Cuando hablamos de “pago único” hacemos referencia a la capitalización de la prestación por desempleo que percibe un trabajador, con el fin de emprender como requisito básico para hacer efectivo ese abono de una sola vez.

La ley 31/2015, en vigor desde el 10 de octubre de 2015, ha supuesto importantes mejoras, entre las que puede mencionarse la posibilidad de seguir cobrando la prestación por desempleo y darse de alta en autónomos al mismo tiempo, y también la que nos ocupa hoy en este post, de percibir la prestación en un pago único, siempre que se cumpla alguno de los requisitos siguientes orientados al autoempleo:

-        El inicio de una actividad como trabajador autónomo.

-        La incorporación a una cooperativa, existente o de nueva creación, como socio   trabajador o de trabajo de carácter estable.

-        La constitución de una sociedad laboral o la incorporación a una ya existente, como socio trabajador o de trabajo de carácter estable.

-        La creación de una entidad mercantil de nueva constitución (por ejemplo una SL) o incorporarse a una que se haya creado en los 12 meses anteriores, si se va a tener el control de la misma.

Además de la opción de solicitud del pago único para la inversión en una iniciativa emprendedora, existen otras dos opciones válidas para la concesión del mismo:

-        Utilizarlo para pagar las cuotas mensuales de cotización como autónomo a la Seguridad Social.

-        Una mezcla de las dos opciones anteriores: pedir una parte de la prestación para financiar la inversión y con lo que queda, que se paguen las cuotas de autónomo  hasta completar la totalidad de la cuantía de la prestación pendiente de percibir.

Como requisitos generales para la aprobación del pago único debemos tener en cuenta:

-        Ser beneficiario de una prestación contributiva por desempleo y tener pendiente de recibir a fecha de solicitud, al menos, tres mensualidades.

-        No haberse beneficiado de otro pago único en los 4 años anteriores.

-        Acreditar el alta como autónomo estable o la incorporación como socio trabajador de una cooperativa, sociedad laboral o mercantil. Iniciar la actividad en el plazo máximo de un mes desde la fecha de aprobación del pago único.

-        No haber impugnado el despido que diera lugar a la situación de desempleo. En estos casos no se podrá solicitar la capitalización hasta que se haya resuelto el expediente de impugnación.

En la web del SEPE, Servicio Público de Empleo Estatal, podrás encontrar toda la información, entre ella la documentación necesaria para la solicitud del pago único, clicando aquí.

 

Obligatoriedad de la LOPD en tu negocio

La Ley Orgánica de Protección de Datos de carácter personal 15/1999, también conocida como LOPD, afecta a todas las empresas y profesionales (pymes y autónomos) que guardan ficheros (en papel o en soporte informático) con datos personales de personas físicas (clientes, empleados, proveedores, colaboradores, etc).

Cumplir con la obligatoriedad de implantación de la LOPD requiere, en primera instancia, que el autónomo identifique los datos de carácter personal que gestiona su empresa, de forma que esos ficheros sean registrados en la entidad competente, en este caso la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Este proceso se realiza mediante un formulario que podrá cumplimentarse online o enviarse a la sede de la AEPD, en caso de no contar con firma electrónica para el trámite en línea.

A su recepción la AEPD se encargará de comprobar la veracidad y corrección de los datos para el registro del fichero/os que posteriormente comunicará a la empresa para futuras modificaciones o cancelaciones.

Este proceso debe contar con un responsable en la empresa, que velará por la seguridad de los ficheros creados, su correcto uso, y además, será el subsidiario en caso de infracción.

Si no se cumple con esta Ley, la empresa se puede enfrentar a importantes sanciones económicas, por lo que ante la duda entre implantar o no la LOPD, debemos tener en cuenta que el coste de no implantarla puede ser mucho mayor que si no lo hacemos.

Las sanciones van desde los 900 € de faltas leves a 600.000€ en las sanciones muy graves, dependiendo del nivel de datos afectado (básico, medio o alto) que reconoce la LOPD.

La AEPD ofrece en su web toda la información sobre su implantación mediante guías, herramientas de ayuda, etc., pero en ningún caso se exime de su cumplimiento para las PYMES, que a modo de síntesis deben desempeñar las siguientes acciones además del registro de los ficheros en la Agencia de Protección de Datos y de la disposición de seguridad y los protocolos correspondientes:

-       Incluir avisos legales de información y consentimiento (facturas, albaranes, mail, web).

-       Tener firmados los acuerdos correspondientes con encargados de tratamiento.

-       Disponer de compromisos de confidencialidad para los trabajadores.

-       Implementar las medidas técnicas y organizativas que establece el Reglamento.


Entrada en vigor del nuevo sistema de partes médicos para bajas laborales

Los cambios en las bajas laborales entran en vigor desde el 1 de diciembre de 2015, seis meses después de que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicara el Real Decreto 625/2014, de 18 de julio, por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración.

La puesta en marcha de esta regulación tiene como objetivos establecer una nueva forma de expedición de los partes médicos de baja, confirmación de la baja y alta; homologar la emisión y tramitación de tales partes, con independencia de la causa que originó la situación de IT (incapacidad temporal), terminando con la diferencia existente hasta ahora; establecer un protocolo de temporalidad de los actos de confirmación de la baja médica, basado en el diagnóstico médico, pero también en la ocupación y la edad del trabajador; permitir, a través del uso de las tecnologías de la comunicación e información, el intercambio de datos médicos para el control de la prestación, así como el acceso por vía telemática de los servicios médicos de las entidades gestoras a la documentación clínica que poseen los diferentes Servicios públicos de Salud de los trabajadores; y evitar el uso indebido de la protección.

Ahora los partes médicos irán asociados a la duración estimada de cada proceso. Así, los médicos facultativos deberán detallar en el parte médico de baja la duración estimada del proceso, dividiéndola entre muy corta (inferior a cinco días naturales), corta (de cinco a 30 días naturales), media (de 31 a 61 días) y larga (más de 61 días).

Esta previsión de baja podrá ser actualizada en cualquier momento, en función de cómo evolucione la salud del trabajador. Para facilitar la tarea, el médico podrá usar como referencia las tablas de duración óptimas de las distintas patologías.

Cuando el profesional considere que se trata de un proceso de duración estimada muy corta, podrá emitir el parte de baja y alta en el mismo acto, lo que evita segundas visitas por parte del trabajador o sus familiares al centro de salud.

En el resto de los casos, en el parte figurará la fecha de la siguiente revisión médica, que deberá efectuarse la primera vez el séptimo día del parte de baja para los casos de duración corta y media, y al decimocuarto día en bajas de duración que se hayan estimado largas.

Más información: http://www.seg-social.es/Internet_1/Normativa/index.htm?dDocName=190671&C1=1001&C2=2010&C3=3029&C4=4004


Financiación para las PYMES en 2015

La iniciativa emprendedora requiere de una inversión con la que en muchos casos los interesados/as en crear su propia empresa no cuentan. Por ello, es importante conocer las opciones de financiación existentes tanto públicas como privadas antes de que terminen su vigencia coincidiendo con el final de año.

A continuación detallamos una serie de opciones de financiación públicas vigentes:

  1. Líneas ICO. Son unas de las ayudas más conocidas para pymes y emprendedores puestas en marcha por el Instituto de Crédito Oficial. Las funciones principales del ICO son promover y financiar diferentes actividades económicas y proyectos empresariales. Sobre todo, a las que por su transcendencia social, cultural, ecológica o tecnológica merezcan una prioridad ante otros proyectos. Las más relevantes son las siguientes: ICO Empresas y Emprendedores 2015, ICO Garantías SGR SAECA 2015, ICO Internacional 2015 e ICO Exportadores 2015, que se divide en exportadores a corto plazo por un lado y a medio y largo plazo por otro.  Están vigentes hasta el 15 de diciembre de 2015.

Para los interesados/as, deberán dirigirse a cualquier sucursal bancaria ya que las líneas más importantes se tramitan en las oficinas de los principales bancos y cajas de ahorro. Más información: www.ico.es

 

  1. Línea ENISA. Proporcionada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, se trata de una serie de ayudas que apoyan financieramente proyectos empresariales viables e innovadores. Tiene como objetivo el fomento de la creación, crecimiento y consolidación de la empresa española. Entre sus líneas específicas de financiación se encuentra:

-        Financiación Jóvenes Emprendedores ENISA. El propósito de estas ayudas es estimular la creación de pymes promovidas por jóvenes. Para ello, facilitan el acceso de estos a una financiación preferente, con la única garantía de su proyecto empresarial.

Más información: www.enisa.es

 

  1. Fomento de las Industrias Culturales y Creativas. El Ministerio de Industria también ofrece ayudas a la financiación para la modernización, innovación y creación de las industrias culturales y creativas mediante proyectos digitales y tecnológicos, correspondientes al año 2015. Más información: https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2015-12850

 

  1. Programa Emprendetur I+D+i. Esta iniciativa busca facilitar el desarrollo de modelos de negocio innovadores, que mejoren la competitividad y rentabilidad del sector turístico español. Asimismo, pretenden fomentar la incorporación al tejido turístico empresarial de jóvenes emprendedores innovadores. Más información: http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2015-7438

 

  1. Créditos para mujeres emprendedoras. El Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres (PAEM) busca sensibilizar a este colectivo, para que apueste por el autoempleo y la actividad empresarial. Para ello, pone a su disposición una línea de ayudas que facilita el acceso a su financiación en condiciones ventajosas. Más información: http://www.msssi.gob.es/ssi/igualdadOportunidades/iEmpleo/PAEM.htm

 

Además de las mencionadas, existen numerosas opciones de financiación dependiendo del sector, así como otras vías del tipo “aval” como los que otorgan las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) o la alternativa ofrecida por las redes de Business Angels, las cuales desarrollan servicios de intermediación entre empresas emprendedoras y potenciales inversores.


¿Autónomo? Estas son las bonificaciones actuales de las que podrás beneficiarte.

Es vox populi la cantidad de gastos que asume cualquier trabajador autónomo para la puesta en marcha y desarrollo de su actividad profesional. Entre estos gastos, toman especial protagonismo las cuotas a Seguridad Social, por ello, a continuación se incluye un recopilatorio de aquellas ayudas vigentes durante el 2015 de las que estos trabajadores pueden beneficiarse para aliviar un poco su andadura profesional.

En primer lugar, y por su gran popularidad entre aquellas personas interesadas en perfilarse como autónomos, citamos la “tarifa plana de 50 euros”, que afecta a todas las personas que se den de alta como profesionales y que supone una importante rebaja en la cuota habitual que debe pagar el Autónomo a la Seguridad Social (en torno a 259 euros). La cuantía de la tarifa plana no es fija, existen tres tramos semestrales de reducción sobre la base mínima de cotización y el tipo mínimo de cotización. A cada tramo se le aplica un porcentaje de reducción distinto, es decir, comenzará pagando tan solo 50 euros los primeros seis meses y luego se irá incrementando esta cantidad progresivamente hasta llegar a la tarifa normal.

En segundo lugar, ayudas relacionadas con la edad del autónomo, es decir, si la persona emprendedora tiene menos de 30 años (35 en el caso de las mujeres) que se hayan incorporado al régimen de autónomos después del 12 de octubre de 2007 tendrán una reducción del 30% de la cuota resultante de aplicar sobre la base mínima de cotización el tipo mínimo de cotización durante los siguientes 15 meses a la fecha de efectos del alta.

Reducción en la cuota de autónomos para mayores de 30 años incorporados al RETA, que irá desde el 80% de la cuota durante los 6 primeros meses desde el alta, progresivamente hasta el 30% de la cuota en los 15 meses siguientes a la finalización del periodo de reducción.

Los trabajadores autónomos que tengan un grado de discapacidad igual o superior al 33% y se den de alta en el RETA, podrán optar a un reducción del 80% de la cuota en los 6 primeros meses y del 50% en los 54 meses siguientes.

Para facilitar la conciliación de la vida profesional y personal también existen ayudas como:

Bonificación por altas de familiares colaboradores de trabajadores autónomos: del 50% que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo correspondiente de cotización vigente en cada momento en el Régimen Especial de trabajo por cuenta propia que corresponda. Esta bonificación es aplicable para el cónyuge, pareja de hecho y familiares de trabajadores autónomos por consanguineidad hasta el segundo grado inclusive.

Los trabajadores autónomos que cesen la actividad por periodo de maternidad, paternidad, adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo o durante la lactancia natural, que sean sustituidos por desempleados, tendrán derecho a recibir una bonificación del 100% de la cuota una vez aplicado el tipo de cotización establecido durante la sustitución sobre la base mínima.

Igualmente, contarán con una bonificación del 100% en la cuota de autónomos durante un año aquellos que tengan a un menor de 7 años a su cargo o haya un familiar a su cargo en situación de dependencia. 

 

 

¿Tienen derechos los autónomos al enfermar?

El “autónomo”, esa persona que parece ser un “iron man” capaz de trabajar más horas que nadie, soportar grandes cargas de estrés a favor de su negocio, abocado a pagar impuestos y más impuestos y para colmo, parece no enfermar nunca pues para que un autónomo solicite su baja debe sufrir algo grave. Pero, ¿es que no cuentan con los mismos derechos ante una enfermedad y baja o no acusan nunca dolencias por miedo, por ejemplo, a la falta de ingresos causada por el cierre temporal del local comercial, o al miedo a perder clientes actuales y potenciales?.

Unas recientes estadísticas de la Seguridad Social aportan los siguiente datos sobre solicitud de baja laboral (hasta el mes de agosto del presente año): cada mes, más de dos asalariados sobre 10 pidieron la baja por incapacidad temporal, frente a uno de cada 10 autónomos. Además, estas cifran reflejan que los autónomos solicitan la baja cuando se enfrentan a enfermedad seria, por lo que suele ser de larga duración.

Los autónomos se resisten, principalmente por las cuestiones mencionadas antes, a pedir su baja “a la ligera” por cualquier enfermedad, pero hay situaciones en las que no hay más remedio, y ante éstas surge la duda de: ¿cuál es el importe del subsidio y cómo se tramita?

Hay dos posibilidades a la hora de solicitar la denominada prestación por incapacidad temporal (IT): por un lado, la enfermedad común y el accidente no laboral —contingencias comunes— cuyo requisito para cobrar el subsidio es tener cotizado un periodo mínimo de 180 días en los cinco años anteriores a la solicitud; por el otro, la enfermedad profesional y el accidente laboral —contingencias profesionales—, en cuyo caso no se requiere un periodo mínimo de cotización.

Evidentemente, es requisito ineludible para el cobro de la prestación que el autónomo esté dado de alta en el régimen de autónomos y al corriente con el pago de las cuotas a la Seguridad Social.

Respecto al cálculo de la cuantía, la Seguridad Social establece los siguientes criterios:

  • Enfermedad común y accidente no laboral: 60% de la base reguladora desde el 4º día de la baja hasta el 20º inclusive y el 75% desde el día 21 en adelante.
  • Enfermedad profesional o accidente de trabajo: 75% de la base reguladora desde el día siguiente al de la baja en el trabajo.

En la práctica, esto quiere decir que un autónomo que cotice lo mínimo y pida la prestación por enfermedad común, el primer mes cobraría, una vez restado el pago de la cotización de autónomo, unos 265 euros y el resto de meses unos 395 euros.

La baja tiene una duración máxima de un año, prorrogable durante seis meses más.

 

Consecuencias fiscales de la utilización de PAYPAL como medio de pago.


¿Qué es PayPal?


Se trata de un medio de pago, online y gratuito, entre los denominados “bitcoin”. Concretamente, PayPal es el líder confiable en pagos en línea que facilita a los compradores y empresas hacer y recibir pagos en línea, pues no comparte la información financiera de los usuarios. Tiene más de 100 millones cuentas de usuario en 190 países y regiones, y es aceptado por vendedores en la mayoría de web de empresas y entidades.

Pero, ¿y a la hora de deducir los pagos realizados mediante este método?

Es importante recordar que la regla número uno para considerar un gasto como deducible es que este tiene que estar vinculado a una actividad económica y además estar perfectamente justificado con su correspondiente factura. Es decir, cualquier gasto contable, para ser fiscalmente deducible debe cumplir con los requisitos de inscripción contable, imputación con arreglo a devengo, correlación de ingresos y gastos y justificación documental, siempre que no tenga la consideración de gasto fiscalmente no deducible.

Sintetizando los gastos deducibles para un autónomo, podemos agruparlos de esta forma:

·        Consumos de explotación

·        Sueldos, salarios y otros gastos de personal.

·        Seguridad social a cargo de la empresa

·        Arrendamientos y cánones

·        Servicios de profesionales independientes

·        Otros servicios exteriores

·        Tributos fiscalmente deducibles: el impuesto de bienes inmuebles (IBI), el impuesto de actividades económicas (IAE), otros tributos y recargos no estatales, y tasas, recargos y
         contribuciones estatales.

·        Gastos financieros y Amortizaciones

·        Otros gastos deducibles.

 

Lo que determina las pruebas suficientes para la deducción de gastos pagados mediante el sistema PayPal viene reflejado en las normas del Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil, salvo que la ley establezca otra cosa. En concreto, debe tenerse en cuenta que la ley propia de cada tributo puede exigir requisitos formales de deducibilidad para determinadas operaciones que tengan relevancia para la cuantificación de la obligación tributaria, y que los gastos deducibles y las deducciones que se practiquen, cuando estén originados por operaciones realizadas por empresarios o profesionales, deben justificarse de forma prioritaria mediante la factura entregada por el empresario o profesional que haya realizado la correspondiente operación (Ley General Tributaria, Art. 106. Normas sobre medios y valoración de la prueba).

 

Para la Dirección General de Tributos, una cuenta PayPal debe tomarse en consideración a efectos del Impuesto sobre el Patrimonio, o de la obligación de declarar bienes situados en el extranjero. Además, con efectos desde el 12-10-2015 se establece que la factura no constituye un medio de prueba privilegiado respecto de la existencia de las operaciones, por lo que una vez que la Administración cuestiona fundadamente su efectividad, corresponde al obligado tributario aportar pruebas sobre la realidad de las operaciones.

 


¿Cómo tributan las subvenciones recibidas para promoción del empleo autónomo?

 

La promoción del empleo autónomo resulta de especial relevancia en nuestro país, siendo además una de las partidas presupuestarias que anualmente  dedica, mediante diversas subvenciones, numeroso capital para el fomento de este ámbito.

Concretamente, se trata de un programa de ámbito nacional gestionado por las diferentes comunidades autónomas generalmente a través de sus Consejerías de Empleo y por el Servicio Público de Empleo Estatal en aquellas CC.AA. que no hayan asumido competencias en la materia y en las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, que está cofinanciado por el Fondo Social Europeo, y que ofrece unos atractivos incentivos al autoempleo mediante distintas subvenciones: a fondo perdido, por primer establecimiento, subvención financiera, subvención para asistencia técnica y subvención a la formación.

El objetivo de este post es aclarar el tipo de tributación pertinente dependiendo de la subvención recibida para la promoción del empleo autónomo, es decir, las distintas modalidades que pueden adoptar estas ayudas y sus diferentes aplicaciones dan lugar a un distinto tratamiento tributario según la calificación que proceda otorgar a las ayudas: subvenciones corrientes o de capital.

Si las ayudas se aplican a compensar gastos del ejercicio o la pérdida de ingresos, se consideran subvenciones corrientes y constituyen ingresos del ejercicio.

Por el contrario, las destinadas a favorecer inversiones en inmovilizado o gastos de proyección plurianual se tratan como subvenciones de capital y se imputan en la misma medida en que se amorticen las inversiones o los gastos realizados con cargo a las mismas. Si los bienes que subvencionan no son amortizables, la subvención se imputa íntegramente en el ejercicio en que se produzca la enajenación o la baja en el inventario del activo financiado con la subvención.

Aunque entre los requisitos exigidos para la concesión de la subvención se exija acreditar una inversión en inmovilizado fijo necesario para el desarrollo de la actividad, si la finalidad de la misma es el fomento de la creación de empleo estableciendo una renta de inserción, es decir, la de asegurar unos ingresos durante el inicio de la actividad y puesta en marcha de la iniciativa empresarial o profesional, estaremos ante una subvención corriente, que debe imputarse en el período impositivo en que se devengue (es decir, en el período impositivo en que se reconozca en firme la concesión de la subvención y se cuantifique la misma; LIRPF art.14.1.b), o bien en el período impositivo en que se produzca su cobro, si el contribuyente opta por el criterio de cobros y pagos para la imputación temporal de los ingresos y gastos derivados de rendimientos de actividades económicas (RIRPF art.7.2).