El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


2016 trae una subida del 1% de la base de cotización y la cuota de autónomos

Año nuevo, subida nueva. Ese parece ser el hándicap de los autónomos que en muchos casos critican las continuas subidas de impuestos y de todos aquellos gastos en los que incurren a lo largo del año.

El 2016 se ha iniciado con el correspondiente incremento en cuanto a la base de cotización del Régimen Especial, que durante el año 2015 se situó en una base mínima de cotización de 884,40 euros mensuales, y que en el nuevo año ha aumentado hasta los 893,10 euros (un 1% más que el período anterior).

El Boletín Oficial del Estado del pasado 30 de enero recoge la nueva Orden de cotización del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, donde además del incremento de la base de cotización, se indica el impacto en la subida de la cuota como autónomo. 

La base de cotización, entendida como el sueldo base en función del que se cotiza a la Seguridad Social, puede ser elegida por el autónomo entre una mínima y máxima establecidas, teniendo en cuenta que cuanto mayor sueldo base, mayor será la tasa que se pague a la Seguridad Social, y de forma directamente proporcional, impuestos como la cuota de autónomos.

La nueva Orden recoge también excepciones correspondientes, por ejemplo, a los autónomos de los sectores de comercio ambulante y venta a domicilio, que conservan su reducción de cuota, como es el caso de aquellos trabajadores en situación de pluriactividad, o las nuevas normas de cotización para autónomos del Sistema Especial Agrario y del Régimen del Mar.

Más información sobre la nueva orden de cotización aquí.



¿Sabes si la actividad profesional que quieres poner en marcha está exenta de pagar el IVA?

Por todos conocido por ser el más famoso de los impuestos, aplicable a todo, el omnipresente IVA, Impuesto sobre el Valor Añadido, con el que todos los consumidores estamos familiarizados.

Se trata de un impuesto considerado indirecto porque aunque supone una carga fiscal en el consumo de cualquier bien y servicio encaminada a reportar un lucro, es la empresa o profesional que vende quién recauda el mismo para la Administración, no el consumidor quién lo paga directamente a Hacienda, y lo hará en función de aquello que comercializa, variando los porcentajes entre el tipo general establecido en un 21%, el tipo reducido que equivale a un 10% o el tipo super reducido que es de un 4%.

Según la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido:

 “Están sujetas al IVA las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas en territorio de aplicación del impuesto por empresarios o profesionales a título oneroso, en el desarrollo de sus actividades económicas. Son sujetos pasivos del mismo las personas físicas, personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica”.

Como en toda regla hay excepciones, pero, ¿sabes cuáles son las actividades profesionales exentas de pagar IVA?

Estas actividades suelen tener que ver con servicios necesarios para garantizar el adecuado acceso a derechos fundamentales como la sanidad o la educación, pero también se contemplan otras, como la comercialización de diferentes tipos de productos financieros, como los depósitos o los seguros, o ciertas operaciones de exportación. A continuación se citan las actividades profesionales que contemplan las exenciones del IVA:

 Servicios de enseñanza y formación, que tengan lugar tanto en centros privados como públicos, siempre que las materias que se impartan estén contempladas en los planes de estudio del Ministerio de Educación Cultura y Deporte. Esto se aplica a cualquier nivel de la escala académica oficial y también a casos como el de personas físicas que impartan clases particulares.

 Prestación de servicios de hospitalización o de asistencia sanitaria ofrecidos por hospitales y clínicas; y también los servicios prestados por profesionales sanitarios o médicos. Esta exención incluye a médicos y demás personal sanitario, logopedas, psicólogos, ópticos y demás personal reconocido oficialmente por la Administración.

 Servicios profesionales prestados por artistas plásticos, escritores, colaboradores literarios, gráficos, fotográficos de periódicos y revistas, autores y adaptadores de obras teatrales o audiovisuales, traductores, etc. Incluidos aquellos cuya contraprestación consista en derechos de autor.

– Los servicios de mediación ofrecidos a personas físicas para llevar a cabo diferentes operaciones financieras exentas del IVA. Este es el caso de depósitos, créditos, comisiones bancarias, avales, préstamos, etc.

 Servicios relacionados con las operaciones de seguro, reaseguro y recapitalización. Esta exención se aplica con independencia de la condición del profesional o empresa que presta los servicios. Contempla también las operaciones de captación de clientes y de contratación de los servicios.

 El arrendamiento de viviendas y la entrega de terrenos rústicos y no edificables. Extensible a segundas y posteriores entregas de edificios.

 Entrega de sellos de correos y efectos timbrados de curso legal. Limitado a los casos en los que los sellos se venden por un valor no superior al de su emisión.

 Servicios de mediación ofrecidos por fedatarios públicos para el correcto desarrollo de operaciones exentas del IVA. Es decir, el trabajo de notaría realizado por notarios públicos.

Éstas son sólo algunas de las actividades profesionales exentas de IVA, pero existen otro tipo de actividades no profesionales que también se encuentran exentas de tributar este impuesto. Para conocerlas y saber más sobre cómo emitir facturas de este tipo de actividades, clic aquí para consultar la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.