El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


¿Tienen derechos los autónomos al enfermar?

El “autónomo”, esa persona que parece ser un “iron man” capaz de trabajar más horas que nadie, soportar grandes cargas de estrés a favor de su negocio, abocado a pagar impuestos y más impuestos y para colmo, parece no enfermar nunca pues para que un autónomo solicite su baja debe sufrir algo grave. Pero, ¿es que no cuentan con los mismos derechos ante una enfermedad y baja o no acusan nunca dolencias por miedo, por ejemplo, a la falta de ingresos causada por el cierre temporal del local comercial, o al miedo a perder clientes actuales y potenciales?.

Unas recientes estadísticas de la Seguridad Social aportan los siguiente datos sobre solicitud de baja laboral (hasta el mes de agosto del presente año): cada mes, más de dos asalariados sobre 10 pidieron la baja por incapacidad temporal, frente a uno de cada 10 autónomos. Además, estas cifran reflejan que los autónomos solicitan la baja cuando se enfrentan a enfermedad seria, por lo que suele ser de larga duración.

Los autónomos se resisten, principalmente por las cuestiones mencionadas antes, a pedir su baja “a la ligera” por cualquier enfermedad, pero hay situaciones en las que no hay más remedio, y ante éstas surge la duda de: ¿cuál es el importe del subsidio y cómo se tramita?

Hay dos posibilidades a la hora de solicitar la denominada prestación por incapacidad temporal (IT): por un lado, la enfermedad común y el accidente no laboral —contingencias comunes— cuyo requisito para cobrar el subsidio es tener cotizado un periodo mínimo de 180 días en los cinco años anteriores a la solicitud; por el otro, la enfermedad profesional y el accidente laboral —contingencias profesionales—, en cuyo caso no se requiere un periodo mínimo de cotización.

Evidentemente, es requisito ineludible para el cobro de la prestación que el autónomo esté dado de alta en el régimen de autónomos y al corriente con el pago de las cuotas a la Seguridad Social.

Respecto al cálculo de la cuantía, la Seguridad Social establece los siguientes criterios:

  • Enfermedad común y accidente no laboral: 60% de la base reguladora desde el 4º día de la baja hasta el 20º inclusive y el 75% desde el día 21 en adelante.
  • Enfermedad profesional o accidente de trabajo: 75% de la base reguladora desde el día siguiente al de la baja en el trabajo.

En la práctica, esto quiere decir que un autónomo que cotice lo mínimo y pida la prestación por enfermedad común, el primer mes cobraría, una vez restado el pago de la cotización de autónomo, unos 265 euros y el resto de meses unos 395 euros.

La baja tiene una duración máxima de un año, prorrogable durante seis meses más.

 


Comments are closed.
Showing 0 Comment