El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


Consecuencias fiscales de la utilización de PAYPAL como medio de pago.


¿Qué es PayPal?


Se trata de un medio de pago, online y gratuito, entre los denominados “bitcoin”. Concretamente, PayPal es el líder confiable en pagos en línea que facilita a los compradores y empresas hacer y recibir pagos en línea, pues no comparte la información financiera de los usuarios. Tiene más de 100 millones cuentas de usuario en 190 países y regiones, y es aceptado por vendedores en la mayoría de web de empresas y entidades.

Pero, ¿y a la hora de deducir los pagos realizados mediante este método?

Es importante recordar que la regla número uno para considerar un gasto como deducible es que este tiene que estar vinculado a una actividad económica y además estar perfectamente justificado con su correspondiente factura. Es decir, cualquier gasto contable, para ser fiscalmente deducible debe cumplir con los requisitos de inscripción contable, imputación con arreglo a devengo, correlación de ingresos y gastos y justificación documental, siempre que no tenga la consideración de gasto fiscalmente no deducible.

Sintetizando los gastos deducibles para un autónomo, podemos agruparlos de esta forma:

·        Consumos de explotación

·        Sueldos, salarios y otros gastos de personal.

·        Seguridad social a cargo de la empresa

·        Arrendamientos y cánones

·        Servicios de profesionales independientes

·        Otros servicios exteriores

·        Tributos fiscalmente deducibles: el impuesto de bienes inmuebles (IBI), el impuesto de actividades económicas (IAE), otros tributos y recargos no estatales, y tasas, recargos y
         contribuciones estatales.

·        Gastos financieros y Amortizaciones

·        Otros gastos deducibles.

 

Lo que determina las pruebas suficientes para la deducción de gastos pagados mediante el sistema PayPal viene reflejado en las normas del Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil, salvo que la ley establezca otra cosa. En concreto, debe tenerse en cuenta que la ley propia de cada tributo puede exigir requisitos formales de deducibilidad para determinadas operaciones que tengan relevancia para la cuantificación de la obligación tributaria, y que los gastos deducibles y las deducciones que se practiquen, cuando estén originados por operaciones realizadas por empresarios o profesionales, deben justificarse de forma prioritaria mediante la factura entregada por el empresario o profesional que haya realizado la correspondiente operación (Ley General Tributaria, Art. 106. Normas sobre medios y valoración de la prueba).

 

Para la Dirección General de Tributos, una cuenta PayPal debe tomarse en consideración a efectos del Impuesto sobre el Patrimonio, o de la obligación de declarar bienes situados en el extranjero. Además, con efectos desde el 12-10-2015 se establece que la factura no constituye un medio de prueba privilegiado respecto de la existencia de las operaciones, por lo que una vez que la Administración cuestiona fundadamente su efectividad, corresponde al obligado tributario aportar pruebas sobre la realidad de las operaciones.

 


EL BITCOIN: presente y futuro de una alternativa a los bancos

Es habitual encontrar a diario referencias al denominado “Bitcoin” en medios de comunicación, escuchar hablar sobre su legislación, su evolución, etc., pero ¿qué es Bitcoin y qué papel tiene en el ámbito empresarial cercano al de un autónomo y PYME?





Un repaso rápido por su evolución, puesto que su trayectoria es corta y sólo se remonta a 2009, nos lleva a entender que el famoso “Bitcoin” es un tipo de moneda digital, también llamada criptomoneda, que un japonés, Satoshi Nakamoto, inventó para revolucionar el sistema de pago pues, su iniciativa, que está basada en un software de código abierto y la tecnología P2P, llegó en un momento de crisis pretendiendo eliminar a los bancos de la ecuación económica, suprimir comisiones, preservar la privacidad en las transacciones, facilitar los micropagos entre personas… afianzando hoy por hoy este sistema como el referente para pagos y principal alternativa a los bancos.

Surge por tanto una iniciativa más basada en el poder de lo social, de la “autorregulación” y el medio virtual como soporte. Sin intermediarios que cobren comisiones, pero también sin respaldo financiero de una entidad conocida, algo que hace desconfiar a buena parte de los futuros usuarios de esta revolucionaria moneda. 

Desde los gobiernos centrales de la mayoría de los países que empiezan a ver el despegue de esta moneda, alertan a la población de posibles deficiencias en el uso y de la falta de garantías al carecer de respaldo de organismo oficiales, sin embargo, el día a día en el ámbito empresarial está demostrando que el Bitcoin tiene muchas posibilidades de consagrarse como el medio de pago por excelencia, prueba de ello son las cada vez más empresas que realizan sus transacciones por esta vía, además de los datos que muestran 25 bitcoins cada 10 minutos y 100.000 transacciones diarias sólo en España.

De toda esta realidad surgen muchas cuestiones: 

- ¿Estamos ante el sistema de pago definitivo y más ventajoso por su filosofía social-virtual? Recordemos que las criptomonedas están exentas de IVA (en España).

- ¿La falta de regulación del gobierno es perjudicial sólo para el sector público o realmente los usuarios privados deberían estar alerta? La autorregulación de la que hablábamos es infringida cada vez por más usuarios con fines delictivos y de blanqueo de dinero, deteriorando así una iniciativa que con un buen uso podría revolucionar por completo el sistema de pago.

- Por último, ¿puede que los verdaderos inconvenientes y ventajas del Bitcoin vengan condicionados por la legislación y/o prohibición de cada país? No en vano, puede comprobarse que todos están actualmente trabajando en esta materia, para legalizarlo como Rusia o Argentina, para prohibir su uso o para intentar regularlo, como es el caso de España, que recientemente anunciaba que esperará a que Europa dicte la línea a seguir.