El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


Un logotipo: una seña de identidad de la empresa

Un logotipo: una seña de identidad de la empresa

     Para toda empresa se hace necesario contar con una imagen corporativa. En la actualidad existen gran cantidad de tiendas del mismo sector, por lo que una imagen corporativa ayudará a diferenciar el negocio del resto de la competencia.  Es por ello, que cuando un emprendedor comienza a dar sus primeros pasos, cree un logotipo que caracterice y defina a su empresa.  Las características más importantes que debe tener el logo de la empresa han de ser:

1.    Atributos diferenciadores. Tienen que ser reconocibles además de ser fácil de recordar para todos los clientes.

2.    Es conveniente actualizar el logotipo ajustándose a las tendencias estéticas que se encuentren de moda, en determinados momentos (Antena 3, Telecinco…actualizan cada ciertos periodos de tiempo sus logotipos)

3.    Un buen logotipo, es aquel que perdura en el tiempo sin necesidad de sufrir cambios (Coca-Cola). Aunque este ejemplo sea de una marca conocida desde hace muchos años, un buen logotipo puede ser reconocido y respetado por las personas de una determinada ciudad.

4.    El logotipo tiene que ajustarse a la marca corporativa. Es decir, si un negocio es de venta de electrodomésticos, el logotipo debe ajustarse a dicho sector mercantil.

5.    Un logotipo con un diseño llamativo, capta el interés del público llamando su atención y produciéndoles curiosidad.

6.    Es conveniente contar con la opinión de varios diseñadores gráficos. Mostrarán una visión más amplia y aportarán más ideas y mejoras al mismo. 

     Cada detalle en un nuevo negocio ha de ser cuidado con detalle. Una buena dedicación y grandes doses de originalidad otorgan a este de personalidad, suscitando el interés del público sobre los productos o servicios que ofrecen. Como se ha podido ver en anteriores publicaciones, en este blog, (“Un buen escaparate: una buena forma de atraer clientes”, “Cómo colocar el producto en la tienda”, “”Claves para vender más en un negocio” y “La publicidad en el lugar de venta”) todo aquello que este relacionado con los productos o servicios que un emprendedor ofrezca estarán relacionados con el éxito o fracaso del negocio. Cada detalle influye en el número de ventas y en la satisfacción del cliente. Por lo que es necesario primar la originalidad en todos los aspectos.


La satisfaccion del cliente: el objetivo de todo emprendedor

La satisfacción del cliente: el objetivo de todo emprendedor

      Para cualquier emprendedor, es necesario saber que los que definen la calidad de sus productos y los que harán de su negocio un éxito o una fracaso, serán sus clientes. Son ellos, quienes aportan más información sobre los puntos positivos y negativos de un negocio. Para poder saber cuál es la satisfacción del cliente, solo es necesario tener en cuenta que piensan ellos sobre el producto o servicio ofrecido, y que expectativas tenía el emprendedor sobre el mismo. Para cualquier autónomo o pyme adoptar una actitud proclive a la calidad le otorgará una gran cantidad de beneficios:

  1. Conseguir la excelencia ayuda a la diferenciación con la competencia.
  2. Una mayor satisfacción ayuda a crear fidelidad.
  3. Del mismo modo, una buena satisfacción puede suponer el que hablen bien del establecimiento o emprendedor. Lo que produciría él, boca-oído y la publicidad del negocio que implica.
  4. Permite un mayor conocimiento del negocio, lo que supondrá una mejor gestión y reducción de costes.
  5. Además, el personal contratado podrá tener más información sobre el negocio y se encontrará más comprometido.

Las acciones que se recomiendan para realizan un control de calidad son las siguientes:

1.       Todo aquello que se quiera mejorar, ha de ser controlado de forma continua:

  1. Planificando los pasos a seguir.
  2. Ejecutándolos
  3. Controlando cómo se hacen y
  4. Revisando y actuando para incorporar todo lo aprendido.

2.       Tratar al cliente de una forma familiar, para así poder observarle más cerca y al mismo tiempo hablar con él para poder obtener más información sobre los productos o servicios.

3.       Para poder medir el grado de satisfacción del cliente, es aconsejable, realizar una encuesta cuando el servicio o compra haya finalizando. En ella se preguntarán, los aspectos de mayor interés para el emprendedor. Además de aquellos que le ayuden a conocer más detalles de su negocio.

4.       Poner a disposición de los clientes un buzón de sugerencias o quejas.

5.       Círculos de calidad: Es decir, reuniones con los empleados para analizar los problemas que encuentran en su trabajo e identificar posibles soluciones.

6.       Finalmente se recomienda la asistencia a talleres o cursos relacionados con la formación en calidad. Esto aportarán más técnicas y conocimientos sobre el mercado, además de mejorar la atención con el público.


La publicidad en el punto de venta

La publicidad en el punto de venta

     La publicidad en el lugar de venta es una de las técnicas más importantes  en cualquier establecimiento. Este término hace referencia a los mensajes publicitarios o promocionales que se encuentran en una tienda. Están dirigidos a los clientes y tienen una serie de objetivos:

  1. Captar la atención del cliente sobre un producto,
  2. Facilitar información al comprador sobre lanzamientos o promociones,
  3. Animar el punto de venta, completando la decoración,
  4. Servir como motivo para una compra,
  5. Ayudar el cliente en la toma de decisiones sobre los productos que quiere añadir a su compra.

Este tipo de publicidad otorga una serie de  ventajas:

  1. Favorece las compras por impulsos,
  2. Hace de las compañas publicitarias más eficaces,
  3. Refuerza la venta de ciertos artículos que los compradores no suelen ver,
  4. Crea una imagen positiva del producto o marca.

Las situaciones en las que es conveniente usar este método son las siguientes:

  1. Lanzamientos de productos,
  2. Promociones,
  3. Apoyo para campañas publicitarias en diferentes medios de comunicación,
  4. En campañas estacionales (Navidad, Semana Santa…)

Existen una gran variedad de técnicas aplicadas a la publicidad en puntos de venta. Todas estas se basan en diferentes criterios:

1.       Ubicación de la tienda:

  1. Escaparate
  2. Interior de la tienda

2.       Lugar de colocación:

  1. Fachada
  2. Suelo
  3. Paredes
  4. Techos
  5. Mostradores

3.       Tiempo de la exposición:

  1. Permanentes: Diseñados para permanecer un largo periodo de tiempo o de manera indefinida.
  2. Temporales: Diseñados para campañas concretas.

4.       Mensaje:

  1. Selectivo: Anuncia un producto.
  2. Generalizado: Promociona todos los productos de una marca.
  3. De lanzamiento
  4. Promocional
  5. Publicitario: Reproducen el mensaje de su campaña publicitaria.
  6. De marca: Hacen referencia a su marca.
  7. De mantenimiento: Para recordar un producto o servicio del punto de venta.
  8. De servicio: Expone las características del producto.
  9. De repetición: Ubicado en varias zonas, para que el cliente lo vea.

5.       Efectos añadidos (iluminación, sonido…)

6.       Productos promocionales.

7.       Forma y composición:

  1. Expositores
  2. Presentación del embalaje
  3. Carteles
  4. Degustaciones
  5. Stoppers: Pequeños carteles que sobresalen perpendicularmente y que producen que el cliente “tropiece” con ellos.
  6. Portafolletos.

Las recomendaciones a seguir son:

  1. Situarlos a la vista del cliente.
  2. Originalidad en la presentación
  3. Deben estar ligadas al estilo de la marca y establecimiento.
  4. Evaluar su duración. Tiempo suficiente para que una gran cantidad de clientes lo vean pero no en exceso para evitar que pase desapercibido.
  5. Facilidad y comodidad en su manejo y montaje.

 

Si quieres más información para saber de más consejos con los que incrementar las ventas en tu negocio, consulta nuestras entradas "Una buen escaparate: Una gran forma de atraer clientes", "Cómo colocar el producto en una tienda"  y "claves para vender má en un negocio" en nuestro apartado "información de interés para autónomos"


Un buen escaparate: Una gran forma de atraer a los clientes

Un buen escaparate: Una gran forma de atraer a los clientes

     En cualquier establecimiento es indispensable la buena colocación del producto en su interior. Pero también es necesaria una buena presentación del mismo en el exterior. Es decir, todo negocio debe contar con un escaparate que llame la atención del público y provoque su interés entrando en el establecimiento.  Las técnicas más recomendables son:

1.     Cambiarlo con periocidad: El tiempo de duración de un escaparate es importantísimo. Ha de permanecer el tiempo suficiente para que muchas personas puedan verlo, pero al mismo tiempo hay que renovarlo, para que aquellas que lo puedan ver con más asiduidad ser percaten de su cambio y se paren a mirarlo.  Se recomienda cambiarlo cada 15 o 20 días.

2.     El escaparate no tiene por que limitarse el espacio disponible en el mismo establecimiento. La fachada puede ser otro buen elemento donde extender el producto, o donde llamar más la atención de los clientes.

3.     La clave de todo buen escaparate, es crear de forma visual una necesidad para el cliente.

4.     El peso, el volumen, la iluminación, los colores…son elementos que juegan a favor de un buen escaparate y que funcionan como un buen elemento de captación de interés.

5.     El uso de las tendencias también es un buen reclamo. Otra técnica consiste en estar al corriente de las nuevas tendencias. En determinados momentos el reciclaje, determinados tipos de colores, temáticas u otros elementos pueden suscitar el interés del público.

6.     Dirección de la mirada: Pongamos un ejemplo: si situamos en línea recta, una serie de productos de apariencia similar (tamaño, color…) y de pronto situamos uno de características diferentes, el cliente se detendrá en el producto que situado estratégicamente.

7.     Un punto focal, un punto de atención: También se puede presentar el producto siguiendo un orden. Se selecciona un punto estratégico del escaparate (el centro, una esquina, la parte superior o inferior) y según dicho punto se colocarán el resto de elementos. De esto modo, se puede contar una historia o colocarlos de tal manera que todos pasen por la mirada del cliente de un modo fácil y sencillo.

8.     El contraste: Bien de colores, texturas o tamaños.

9.     Contar una historia: Una técnica muy exitosa y que suscita el interés del público, ya que en la sociedad actual las historias son algo que se consume diariamente.

10.  Mantenimiento: La limpieza y el cuidado diario es algo imprescindible para la elaboración de un buen escaparate.

Si quieres más información sobre cómo aumentar las ventas en tu negocio, no dudes en echar un vistazo a nuestras entradas "Claves para vender más en un negocio", "Cómo colocar el producto en una tienda"  y "La publicidad en el punto de venta" en nuestro apartado "información útil para autónomos"

Como colocar los productos en el interior del establecimiento

Cómo colocar los productos en el interior del establecimiento

     Se ha demostrado que la distribución del producto en una tienda es importantísima. Una buena colocación puede suponer un incremento en las ventas.  El objetivo principal es despertar el antojo y necesidad en el cliente. Hay que conseguir que por medio de la distribución de la tienda una persona, no solamente se lleve aquellos que necesita con urgencia, sino que también se lleve otros que le resulten atractivos. Estas son las pautas más importantes:

1.       Los bienes de primera necesidad han de ser colocados en el extremo opuesto a la entrada del establecimiento. De este modo los clientes deben recorrer toda la tienda, viendo otra serie de productos que puedan crearles antojo.

2.       Los productos similares, deben situarse a diferentes alturas de los ojos. De este modo el cliente tendrá que ver otros productos, además del que busca.

3.       Los olores, la temperatura y los sonidos son aspectos a controlar. Es necesario mantener una correcta temperatura en el local, además de que los olores y sonidos sean agradables para los clientes durante su estancia.

4.       A la hora de decorar hay que saber que los colores cálidos producen mejores sensaciones en los clientes, creando un mejor ambiente donde comprar, por eso deben ser los predominantes.

5.       Para saber dónde colocar el producto es necesario hacer un diferenciación entre zonas: las zonas calientes, lugares localizados dentro de la tienda por donde deambulan los clientes, independientemente del producto que busquen y las zonas frías, espacios más inaccesibles y menos visibles:

a.       Productos de primera necesidad deberán situarse en las zonas frías.

b.      Productos con menos frecuencia de compra o con menos rotación deben ser colocados en las zonas calientes.

c.       Productos básicos de toda compra han de situarse en las zonas frías.

d.      Productos básicos imprevistos  (El cliente no tenía previsto adquirirlos pero le resultan de necesidad) han de situarse en las zonas frías y cercanas a los productos de primera necesidad.

e.      Productos antojados (No son de necesidad para el cliente pero desea adquirirlos) han de ser colocados en las zonas calientes.

f.        Productos que necesiten de asesoramiento deberán situarse cerca de los mostradores o en las zonas calientes.

     Es verdad que no todas las tiendas ofrecen los mismos productos y tienen las mismas dimensiones. Pero estas pautas son una buna guía para tomar decisiones importantes en la colocación del producto. Según el tipo de establecimiento que el autónomo dirija, tendrá que adaptar dichas pautas a las características de su producto y dimensiones de su local.  

Si quieres conocer más trucos con los que aumentar tus ventas, echa un vistazo a nuestra entrada "Claves para vender más en un negocio", "Un buen escaparate: Una forma de atraer clientes", y "la publicidad en el punto de venta". La encontrarás en nuestro apartado "Información útil para los autónomos"