El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


Las mutuas por accidentes de trabajo y por enfermedad profesional

Las mutuas por accidentes de trabajo y por enfermedad profesional

     Las Mutuas de Accidentes de Trabajo y enfermedades Profesionales son aquellas asociaciones empresariales que colaboran con la Seguridad Social. Estas asociaciones tienen como objetivo gestionar las prestaciones por:

1.       Accidentes de trabajo.

2.       Enfermedad profesional.

3.       Incapacidad temporal derivada por contingencias comunes de los autónomos.

4.       Gestión del paro de los autónomos.

     En la actualidad es obligatorio cubrir todas las prestaciones por medio de las Mutuas. Se exime de esta obligación a los trabajadores autónomos que quiera cubrir las contingencias comunes, salvo aquellos considerados económicamente dependientes. Cuándo un trabajador por cuenta propia se da de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), obligatoriamente rellenará el formulario TA0521, por el que decidirá que Mutua es la que desea para cubrir sus prestaciones. 

     En el caso de que un autónomo, solicitase el alta como trabajador por cuenta propia y no tuviese cubierto las contingencias profesionales, podría solicitarlas hasta el 1 de Octubre de cada año, siendo efectivo hasta el 1 de enero del año siguiente. En todo caso es necesario rellenar el documento correspondiente de cada Mutua.  Este documento tiene una vigencia temporal de un año, el cual, podrá ser prorrogable por periodo anuales, salvo una denuncia notificada antes del 1 de Octubre del año anterior y cuya adhesión haya sito satisfactoria.


El funcionamiento de las prestaciones por maternidad

El funcionamiento de las prestaciones por maternidad para autónomas

     La normativa  regula tanto la duración del subsidio, como la cantidad a cobrar, en función de las cotizaciones abonadas a la Seguridad Social. Toda trabajadora tiene derecho a solicitar la baja por descanso, en situaciones de maternidad, adopción, acogimiento o tutela familiar. Para ello se tiene cumplir con la filiación a la Seguridad Social, estar en situación de alta en el RETA, estar al corriente de pago en el abono de las mensualidades y cumplir con un tiempo mínimo de cotización. Esta, está establecida de acuerdo con los siguientes criterios:

  1. No es necesario contar con un periodo mínimo de cotización para autónomas menores  de 21 años, en la fecha de parto o en la fecha en la que se produce el acogimiento o adopción.
  2. Aquellas jóvenes de entre 21 y  26 años, deberán tener cumplidos, en la fecha del parto, 90 días en los 7 años anteriores al momento del inicio del descanso, o 180 días cotizados a lo largo de la vida laboral.
  3. Las autónomas mayores de los 26 años,  a fecha del parto, deberán cotizar  180 días en los 7 años posteriores al momento del inicio de su descanso o, en su caso, 360 días de toda su vida laboral.

     El subsidio, tiene una duración de 16 semanas ininterrumpidas. Esta duración, tendrá comienzo en la fecha del parto, si es por acogimiento o adopción, será posterior. En ambos casos, deberá ser confirmada en un plazo máximo de 15 días al inicio de la misma. En el caso de que durante este periodo se requiera, de una etapa de hospitalización, siempre se podrá incrementar el número de semanas.  La mujer que lo desee, puede solicitar un traspaso, de hasta 10 de sus 16 semanas de descanso, para el progenitor. Eso sí, las seis semanas posteriores al parto deben ser disfrutadas obligatoriamente por la madre.

     Cuando se trata de mujeres  víctimas de violencia de género la ley incluye excepciones. Aquellas autónomas que soliciten la prestación, no tienen la obligación de haber cotizado los 6 meses previos, a la fecha de inicio del descanso. Para calcular la cuantía de estos 6 meses, se procederá a realizar un promedio en relación a los 6 meses previos a estos. Para todos los casos la cuantía corresponderá al 100% de la base reguladora. Generalmente es prestada en concepto de incapacidad temporal (IT). Si se paga la cuota mínima de autónomos, es decir, 256.72€ durante un año, se tendrá derecho a una prestación de 856.60€. Se recomiendo cotizar más en los últimos meses, antes del inicio del descanso, para poder cobrar una mayor cantidad. Además es obligatorio cotizar durante el periodo de la  prestación.


La circunstancia de la incapacidad temporal

¿Influye a la hora de calcular el cómputo de las unidades de los módulos del persona no asalariado y asalariado, la circunstancia de la incapacidad temporal?

Distinguiendo entre el titular de la actividad y el resto del personal no asalariado, se puede calcular el cómputo del personal no asalariado, bajo el método de estimación objetiva. El titular de la actividad tiene que distinguir entre el titular de la misma y el resto de personas no asalariadas, con la excepción de que cuando existan causas objetivas que acrediten una dedicación inferior a 1.800 horas anuales. Este caso, se obligará a realizar el cálculo en función del tiempo dedicado a la actividad.

Entre estas causas objetivas, se encuentra la situación de incapacidad, por lo que en los casos de incapacidad temporal del titular de la actividad, siempre que pueda acreditarse por parte del empresario una dedicación inferior a 1.800 horas anuales, se cuantificará el módulo en cuanto a las horas dedicadas a la actividad.

De este modo, se refiere al resto del personal no asalariado, su propia regla del cómputo, en la que se establece como persona no asalariada a aquella que trabaje en la actividad al menos 1.800 horas al año, por lo que el tiempo que este personal no asalariado se encuentre en situación de incapacidad temporal, no se tendrá en cuanta para la cuantificación del módulo, pues dicho periodo no se cuenta como trabajo efectivo.