El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


¿Sabes si la actividad profesional que quieres poner en marcha está exenta de pagar el IVA?

Por todos conocido por ser el más famoso de los impuestos, aplicable a todo, el omnipresente IVA, Impuesto sobre el Valor Añadido, con el que todos los consumidores estamos familiarizados.

Se trata de un impuesto considerado indirecto porque aunque supone una carga fiscal en el consumo de cualquier bien y servicio encaminada a reportar un lucro, es la empresa o profesional que vende quién recauda el mismo para la Administración, no el consumidor quién lo paga directamente a Hacienda, y lo hará en función de aquello que comercializa, variando los porcentajes entre el tipo general establecido en un 21%, el tipo reducido que equivale a un 10% o el tipo super reducido que es de un 4%.

Según la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido:

 “Están sujetas al IVA las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas en territorio de aplicación del impuesto por empresarios o profesionales a título oneroso, en el desarrollo de sus actividades económicas. Son sujetos pasivos del mismo las personas físicas, personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica”.

Como en toda regla hay excepciones, pero, ¿sabes cuáles son las actividades profesionales exentas de pagar IVA?

Estas actividades suelen tener que ver con servicios necesarios para garantizar el adecuado acceso a derechos fundamentales como la sanidad o la educación, pero también se contemplan otras, como la comercialización de diferentes tipos de productos financieros, como los depósitos o los seguros, o ciertas operaciones de exportación. A continuación se citan las actividades profesionales que contemplan las exenciones del IVA:

 Servicios de enseñanza y formación, que tengan lugar tanto en centros privados como públicos, siempre que las materias que se impartan estén contempladas en los planes de estudio del Ministerio de Educación Cultura y Deporte. Esto se aplica a cualquier nivel de la escala académica oficial y también a casos como el de personas físicas que impartan clases particulares.

 Prestación de servicios de hospitalización o de asistencia sanitaria ofrecidos por hospitales y clínicas; y también los servicios prestados por profesionales sanitarios o médicos. Esta exención incluye a médicos y demás personal sanitario, logopedas, psicólogos, ópticos y demás personal reconocido oficialmente por la Administración.

 Servicios profesionales prestados por artistas plásticos, escritores, colaboradores literarios, gráficos, fotográficos de periódicos y revistas, autores y adaptadores de obras teatrales o audiovisuales, traductores, etc. Incluidos aquellos cuya contraprestación consista en derechos de autor.

– Los servicios de mediación ofrecidos a personas físicas para llevar a cabo diferentes operaciones financieras exentas del IVA. Este es el caso de depósitos, créditos, comisiones bancarias, avales, préstamos, etc.

 Servicios relacionados con las operaciones de seguro, reaseguro y recapitalización. Esta exención se aplica con independencia de la condición del profesional o empresa que presta los servicios. Contempla también las operaciones de captación de clientes y de contratación de los servicios.

 El arrendamiento de viviendas y la entrega de terrenos rústicos y no edificables. Extensible a segundas y posteriores entregas de edificios.

 Entrega de sellos de correos y efectos timbrados de curso legal. Limitado a los casos en los que los sellos se venden por un valor no superior al de su emisión.

 Servicios de mediación ofrecidos por fedatarios públicos para el correcto desarrollo de operaciones exentas del IVA. Es decir, el trabajo de notaría realizado por notarios públicos.

Éstas son sólo algunas de las actividades profesionales exentas de IVA, pero existen otro tipo de actividades no profesionales que también se encuentran exentas de tributar este impuesto. Para conocerlas y saber más sobre cómo emitir facturas de este tipo de actividades, clic aquí para consultar la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.


Coordinacion del IRPF con el IVA y el IGIC

Entre el IVA y el IGIC ¿Cómo se establece la coordinación del IRPF?

Esta coordinación ha sido una de las aspiraciones del Sistema de módulos.  Una de las manifestaciones de la coordinación radica en lo que pudiéramos denominar exclusiones indirectas y renuncias indirectas. De este modo la exclusión o renuncia del IRPF o IVA, de uno de los métodos o regímenes implicados en el sistema de módulos, afecta y repercute, en el IVA o IRPF, en el otro régimen o método de dicho sistema de módulos. En concreto:

·         La renuncia a la EO en el IRPF supone la renuncia a los regímenes especiales simplificado y de la agricultura ganadería y pesca del IVA por todas las actividades económicas ejercidas por el contribuyente.

  • De forma correlativa, la renuncia a los regímenes especiales simplificado y del REAGP del IVA  o análogos del IGIC supondría la renuncia al método de EO en IRPF bajo todas las actividades económicas ejercidas por el contribuyente.
  • Por otro lado la exclusión del método especial simplificado del IVA o del IGIC, supondría la exclusión del método de EO en IRPF por todas las actividades económicas ejercidas por el contribuyente.

De este modo un buen agricultor que presta trabajos agrícolas accesorios, siendo el importe de estos servicios inferiores al 20% de la venta de productos agrícolas, renuncia al método de estimación objetiva el el IRPF, está excluido del REAGP por todas las actividad que pueden ser incluidas en el régimen general del IVA.


El CRITERIO DEL IVA POR CAJA edit

Con la publicación de la reciente Ley  14/2013  de 27 de septiembre, “Ley de Emprendedores” derivado de la Directiva 2010/45/UE de 13 de julio de 2010, se han establecido las medidas reclamadas por los autónomos y pymes, para dar la posibilidad de liquidar el IVA por el criterio caja, “pago a Hacienda el IVA que he cobrado”. 

Se ha dado forma, mediante la creación de un nuevo Régimen Especial en el IVA, capítulo X en el Título  IX, arts 163 decies a 163 sexiesdecies, llamado Régimen Especial del criterio Caja, y modificando el art. 120.uno de la Ley 37/1992 sobre el IVA.  También por RD 828/2013, de 25 de Octubre, se modifica el Reglamento del IVA incluyendo el Capítulo VIII dentro del Título VIII “Régimen Especial del criterio de caja”, que comprende los artículos 61 septies a 61 undecies.

Las limitaciones fundamentales son:

  • Limitación de facturación anual de 2.000.000 euros. Estimamos con una cifra razonable
  • Alta censal en Diciembre, y no revocable en 3 años. Es una cuestión determinante para que no existan un número elevado de altas de contribuyentes.
  • Regulación del mismo régimen para IGIC

 El impuesto se devengará en el momento del cobro, total o parcial, del importe percibido. Si no se ha producido el cobro, el devengo se producirá el 31 de diciembre del año inmediato. Es una limitación temporal.

  • Derecho a la deducción de las cuotas soportadas, total o parcial, hasta el 31 Diciembre del año posterior si no se han abonado. En el periodo del pago, o en las de los sucesivos, siempre que no hubiera transcurrido el plazo de cuatro años.
  • Renuncia, con una validez de 3 años.
  • Exclusión. Se excluyen las Operaciones intracomunitarias, los regímenes especiales simplificado, de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, aplicable a los servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.  Lógicamente, estos dos últimos sectores, por volumen de operaciones o localización, no tienen cabida.

Se han incluido unas limitaciones, algunas pendiente de regulación reglamentaria, como el tope de operaciones en efectivo respecto de un mismo destinatario, o las obligaciones formales, que nos tememos, como así se proyecta, que sea obligatorio el libro-registro telemático  (actual mod 340), para un mayor control de la operaciones. Precisamente ésta medida fue eliminada recientemente, después de una implantación diferida, hoy se proyecta, y cuando llega la fecha, la vuelvo a retrasar un año, dada la imposibilidad de adaptación a las pymes.

El derecho a la deducción, si no se ha abonado la factura, se puede ejercer el 31 Diciembre del año siguiente. Sin embargo, el ingreso de las cuotas repercutidas, aunque no se hayan cobrado, se debe realizar al 31 Diciembre de cada año.

Con lo cual,  obliga al autónomo o PYME a llevar una contabilidad mucho más rigurosa y detallada, con mayor carga administrativa y, el supuesto ahorro financiero, en la práctica, va a ser casi nulo.

Por otra parte, la relación que tenga una pyme que se acoja a este régimen con una empresa que no lo haga, grandes empresas o aquellas que no se acojan, complica las relaciones comerciales. Un proveedor, por ejemplo, que no este en este régimen, no se podrá deducir la factura de un emisor que si este en el régimen de caja, hasta que no la abone. Por lo que deberá llevar un control administrativo adicional de liquidaciones de IVA, pagados o no, a quien este en este régimen.

En nuestra opinión, con todas las limitaciones aplicadas, difícilmente se espera un número elevado de contribuyente que se acojan a tal medida, con frustración por la espera en la aplicación de esta medida, que no va a servir.

Esperaremos a la publicación de la modificación del Reglamento, pero no se espera novedades importantes.

Con fecha de 30 de Diciembre de 2013, por Real Decreto 1042/2013 que amplía el plazo para poder optar por el régimen especial del criterio de caja para el año 2014, hasta el 31 de marzo de 2014.

Ley 14/2013 de 27 de septiembre de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.