El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


Los establecimientos de juego

Establecimientos de juego

                El Estatuto de Autonomía, aprobado por la Ley Orgánica 3/1983, de 25 de febrero establece una regulación para la Ley del Juego y máquinas recreativas. Se establecen una serie de normas aplicadas a los establecimientos y recintos, con licencia para ejercitar las funciones y uso. Según la ley ésta práctica, se podrá realizar en los siguientes establecimientos:

  1. Establecimientos de juegos colectivos de dinero y azar: Locales autorizados para la práctica de juegos de dinero y de azar. Necesitaran contar con soportes homologados cuya venta se realizarán donde tenga lugar el juego. Además podrán instalar máquinas recreativas con premio programado, así como otros juegos de la lista anteriormente citada. Pero no se permiten los juegos establecidos únicamente para casinos.
  2. Salones recreativos y salones de juego: Aquellos que solo tienen permitida la explotación de máquinas recreativas con premio programado. También podrán promocionar actividades o máquinas de entretenimiento.
  3. Locales de apuestas: Los que tienen permitida la actividad de un juego en la que se arriesgue una cantidad económica ligada a un acontecimiento deportivo o de otra índole, aceptándose las apuestas de hipódromos y canódromos. Estos locales deben cumplir con requisitos determinados.
  4. Casinos de juego: Se consideran Casinos de Juego los establecimientos que cuenten con la autorización para promover alguno de los siguientes juegos, exclusivos para este tipo de locales:

a.       Ruleta francesa.

b.      Ruleta americana.

c.       Bola o <<boule>>

d.      Veintiuno o <<Black Jack>>

e.      Treinta y cuarenta.

f.        Punto y banca.

g.       Ferrocarril , <<Baccara>> o <<Chemín de Fer>>

h.      <<Baccara>> a dos paños.

i.        Dados.

j.        Póker.

k.       Desarrollo mediante máquinas de azar.

l.        Otros que puedan autorizarse reglamentariamente.

Se permite el uso de máquinas con premio programado. El gobierno será el encargado de establecer geográficamente cada casino, además será el encargado de dar bajo concurso, la autorización pertinente.  Para dicha concesión se valorará los siguientes aspectos, entre otros:

a.       Solvencia de los promotores y programa a realizar.

b.      Interés socioeconómico

c.       Informe al Ayuntamiento del Municipio donde se pretende instalar.

d.      Oferta de ocio complementaria.

e.      Convenio específico del solicitante.

f.        Generación de empleo y medidas propuestas para la estabilidad y calidad del casino.

La conserjería podrá autorizar la apertura y funcionamiento de una única sala, que formando parte del casino se encuentre fuera de su recinto, pero en el mismo municipio. Esta sala podrá funcionar como apéndice del casino, para la práctica de juegos que tengan autorizados.

Se permite al Casino la libertad de ajustar el horario que estimen oportuno. Estos, al mismo tiempo, podrán conceder préstamos, créditos o cualquier otra modalidad equivalente a la financiación de los jugadores.


Ley del juego y máquinas recreativas de la Comunidad de Madrid

La Ley del Juego y las Máquinas Recreativas de la Comunidad de Madrid

                El Estatuto de Autonomía, aprobado por la Ley Orgánica 3/1983 de 25 de Febrero, permite  la Comunidad de Madrid el ejercicio total legislativo en materia de Casinos, Juegos y Apuestas exceptuando las Apuestas Mutuas Deportivo-Benéficas. Por medio de este marco se pretende regularizar los principios del juego, además de servir como texto normativo.  

                Se entienden como Juegos y Apuestas los siguientes:

1.       Loterías.

2.       Boletos.

3.       Los exclusivos de los Casinos de juego.

4.       Juegos Colectivos de dinero y azar.

5.       Juegos desarrollados mediante máquinas recreativas de juego y de azar.

6.       Rifas, Tómbolas y Combinaciones Aleatorias.

7.       Apuestas en acontecimientos deportivos.

     Para la instalación y  explotación de estos juegos se debe disponer de una autorización administrativa. En este caso no entran las máquinas recreativas y la celebración de combinaciones aleatorias, en los que solo es necesario comunicarlo a la Consejería de juego.

     Las autorizaciones son de carácter temporal,  pueden ser renovables. Además no pueden cederse y tampoco ser explotadas por terceras personas. Excepto, que el órgano competente en esta materia puede autorizar determinadas transmisiones.

La publicidad y la promoción del juego y las apuestas

Este texto incluye una serie de normativas en cuanto a la publicidad y promoción del juego y las apuestas. Los aspectos a tener en cuenta son los siguientes:

1.       Las empresas autorizadas para ejercer dichas actividades, no necesitan de autorización administrativa previa para promocionar el juego.

2.       Esta publicidad debe respetar en todo momento la ley de menores.

3.       Según lo establecido en la Ley 34/2002 de 11 de Julio la publicidad no debe ser contraria a ella. Además establece, que la publicidad llevada a cabo por medios de comunicación, necesita de una autorización administrativa previa.

4.       La publicidad y promoción no puede alterar la dinámica del juego. Se debe incluir, la advertencia de que los juegos y apuestas pueden producir ludopatía, además de mostrar que está prohibida para los menores de edad.

Requisitos de los juegos y materiales de juego

1.       Los establecimientos y máquinas recreativas que desarrollen la actividad del juego deben seguir los requisitos establecidos por la homologación de la Conserjería.

2.       La práctica de los juegos y apuestas debe ser realizada, por medio de máquinas recreativas debidamente homologadas, por la Consejería pertinente.

3.       No estarán homologadas las máquinas recreativas que usen imágenes que atenten a la formación infantil y juvenil. El material no homologado se considera clandestino, por lo que está prohibido su fabricación, tenencia, almacenamiento, distribución y comercialización además de su instalación y explotación.