El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


¿Cuándo y cómo puedo solicitar el pago único?

Cuando hablamos de “pago único” hacemos referencia a la capitalización de la prestación por desempleo que percibe un trabajador, con el fin de emprender como requisito básico para hacer efectivo ese abono de una sola vez.

La ley 31/2015, en vigor desde el 10 de octubre de 2015, ha supuesto importantes mejoras, entre las que puede mencionarse la posibilidad de seguir cobrando la prestación por desempleo y darse de alta en autónomos al mismo tiempo, y también la que nos ocupa hoy en este post, de percibir la prestación en un pago único, siempre que se cumpla alguno de los requisitos siguientes orientados al autoempleo:

-        El inicio de una actividad como trabajador autónomo.

-        La incorporación a una cooperativa, existente o de nueva creación, como socio   trabajador o de trabajo de carácter estable.

-        La constitución de una sociedad laboral o la incorporación a una ya existente, como socio trabajador o de trabajo de carácter estable.

-        La creación de una entidad mercantil de nueva constitución (por ejemplo una SL) o incorporarse a una que se haya creado en los 12 meses anteriores, si se va a tener el control de la misma.

Además de la opción de solicitud del pago único para la inversión en una iniciativa emprendedora, existen otras dos opciones válidas para la concesión del mismo:

-        Utilizarlo para pagar las cuotas mensuales de cotización como autónomo a la Seguridad Social.

-        Una mezcla de las dos opciones anteriores: pedir una parte de la prestación para financiar la inversión y con lo que queda, que se paguen las cuotas de autónomo  hasta completar la totalidad de la cuantía de la prestación pendiente de percibir.

Como requisitos generales para la aprobación del pago único debemos tener en cuenta:

-        Ser beneficiario de una prestación contributiva por desempleo y tener pendiente de recibir a fecha de solicitud, al menos, tres mensualidades.

-        No haberse beneficiado de otro pago único en los 4 años anteriores.

-        Acreditar el alta como autónomo estable o la incorporación como socio trabajador de una cooperativa, sociedad laboral o mercantil. Iniciar la actividad en el plazo máximo de un mes desde la fecha de aprobación del pago único.

-        No haber impugnado el despido que diera lugar a la situación de desempleo. En estos casos no se podrá solicitar la capitalización hasta que se haya resuelto el expediente de impugnación.

En la web del SEPE, Servicio Público de Empleo Estatal, podrás encontrar toda la información, entre ella la documentación necesaria para la solicitud del pago único, clicando aquí.

 

El pago RETA de los socios trabajadores: ¿deducible?

Como en anteriores post, Asesor Autónomo quiere aclarar posibles dudas y casos de controversia referidos a deducciones. En esta ocasión hablaremos de cómo tributan los socios trabajadores de las sociedades profesionales y qué elementos son deducibles en estas situaciones.

Dentro de una sociedad mercantil, la cotización de los socios dependerá de su porcentaje de participación y de la labor que desempeñan dentro de la empresa, es decir, atendiendo a los socios trabajadores, cotizarán en el Régimen de Autónomos (RETA) aquellos cuya participación en el capital social sea superior al 33% de forma directa o equivalga a la mitad del capital ya sea directa o indirectamente.

Además, desde que el 1 de enero de 2015 entrase en vigor la reforma fiscal y la nueva  Ley 26/2014 del IRPF, se consideran ingresos de actividades económicas (actividades profesionales), en lugar de ingresos de trabajo, los obtenidos por los servicios prestados por los socios trabajadores de sus sociedades, siempre que se cumplan estas dos condiciones:

-        Realizar actividades calificadas como profesionales por la Agencia Tributaria (estas actividades son las incluidas en la sección segunda de las tarifas del IAE).

-        Estar incluidos en el Régimen Especial  de Autónomos (RETA) o una mutualidad alternativa.

De este modo, los socios profesionales deberán en primera instancia darse de alta en Hacienda en su actividad profesional, en el epígrafe del IAE que le corresponda de entre los de la sección 2, y así facturarán sus servicios prestados a la empresa, pues no podrá realizarse a través de una nómina. De esta forma, el socio podrá deducirse los gastos que tenga por la actividad profesional y que con una nómina no podía hacer.

Igualmente, y como aspecto clave que queríamos aclarar por suscitar duda en muchos casos, la empresa que como retribución por los servicios prestados a los socios trabajadores le abone el pago del RETA, podrá deducir también esa cantidad, siempre que se haya imputado como rendimiento al socio.