El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


¿Cuándo y cómo puedo solicitar el pago único?

Cuando hablamos de “pago único” hacemos referencia a la capitalización de la prestación por desempleo que percibe un trabajador, con el fin de emprender como requisito básico para hacer efectivo ese abono de una sola vez.

La ley 31/2015, en vigor desde el 10 de octubre de 2015, ha supuesto importantes mejoras, entre las que puede mencionarse la posibilidad de seguir cobrando la prestación por desempleo y darse de alta en autónomos al mismo tiempo, y también la que nos ocupa hoy en este post, de percibir la prestación en un pago único, siempre que se cumpla alguno de los requisitos siguientes orientados al autoempleo:

-        El inicio de una actividad como trabajador autónomo.

-        La incorporación a una cooperativa, existente o de nueva creación, como socio   trabajador o de trabajo de carácter estable.

-        La constitución de una sociedad laboral o la incorporación a una ya existente, como socio trabajador o de trabajo de carácter estable.

-        La creación de una entidad mercantil de nueva constitución (por ejemplo una SL) o incorporarse a una que se haya creado en los 12 meses anteriores, si se va a tener el control de la misma.

Además de la opción de solicitud del pago único para la inversión en una iniciativa emprendedora, existen otras dos opciones válidas para la concesión del mismo:

-        Utilizarlo para pagar las cuotas mensuales de cotización como autónomo a la Seguridad Social.

-        Una mezcla de las dos opciones anteriores: pedir una parte de la prestación para financiar la inversión y con lo que queda, que se paguen las cuotas de autónomo  hasta completar la totalidad de la cuantía de la prestación pendiente de percibir.

Como requisitos generales para la aprobación del pago único debemos tener en cuenta:

-        Ser beneficiario de una prestación contributiva por desempleo y tener pendiente de recibir a fecha de solicitud, al menos, tres mensualidades.

-        No haberse beneficiado de otro pago único en los 4 años anteriores.

-        Acreditar el alta como autónomo estable o la incorporación como socio trabajador de una cooperativa, sociedad laboral o mercantil. Iniciar la actividad en el plazo máximo de un mes desde la fecha de aprobación del pago único.

-        No haber impugnado el despido que diera lugar a la situación de desempleo. En estos casos no se podrá solicitar la capitalización hasta que se haya resuelto el expediente de impugnación.

En la web del SEPE, Servicio Público de Empleo Estatal, podrás encontrar toda la información, entre ella la documentación necesaria para la solicitud del pago único, clicando aquí.

 

¿Qué es necesario para que un autónomo perciba una prestación al cese de su actividad?

 

El derecho de los autónomos que cesaran su actividad a percibir una prestación quedaba recogido en la Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos.

Recientemente, dicha norma ha sido modificada por la Ley 35/2014, que a partir del 1 de enero de 2015, recoge los nuevos requisitos y formalidades necesarios para que los autónomos tengan derecho a la protección, de entre las que consideramos especialmente relevantes:

1) Reducción del nivel de pérdidas exigido: en la anterior Ley se recogía que para que fuese legal el cese de actividad por motivos económicos, técnicos, productivos  u organizativos que hiciesen patente la inviabilidad de la empresa, era necesario que el nivel de pérdida oscilase entre el 20% y el 30% de los ingresos obtenidos, situándose ahora en el 10%.

2) Cierre del establecimiento pero libertad de disfrute según el derecho como propietario: el autónomo deberá finalizar la actividad económica vigente hasta el momento y el establecimiento deberá cerrarse al público durante el período de percepción de la prestación, sin embargo, como propietario del inmueble podrá llevar a cabo las acciones de uso y disfrute que considere siempre que no estén vinculadas con la actividad comercial anterior.

3) Acreditación de la situación económica mediante documentación contable del autónomo: en los términos que reglamentariamente se establezcan, aportando la documentación contable que confeccione el trabajador autónomo, en la que se registre el nivel de pérdidas exigido, así como mediante las declaraciones del IVA, del IRPF y demás documentos preceptivos. Además, podrá aportar datos estimados de cierre, al objeto de agilizar la instrucción del procedimiento, e incorporará los definitivos con carácter previo al dictado de la resolución.

4) El cese de la actividad de los consejeros o administradores de sociedades: será legal para aquellas bajas involuntarias del cargo y/o servicios prestados en la empresa cuando ésta sufra pérdidas o bien haya disminuido su patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital social.

OTRAS NOVEDADES:

-    Amplía el ámbito de aplicación a los autónomos que por las características de su actividad se asimilan a los trabajadores económicamente dependientes, pero que carecen de la calificación legal por ausencia de las formalidades establecidas al efecto.

-    Elimina la obligación de proteger las contingencias profesionales para acceder a la protección por cese de actividad, manteniendo la voluntariedad de acceder a la prestación.

-    Establece una fórmula matemática que se aplicará para adaptar el tipo de cotización a las necesidades financieras del sistema, situándolo entre un mínimo del 2,2 % y un máximo del 4 %. Estas reglas serán de aplicación a efectos del cálculo del tipo de cotización correspondiente al ejercicio 2016.


El paro para los autonomos

El paro para los autónomos

     En la actualidad todos los autónomos pueden solicitar la prestación por cese de actividad, o como se conoce popularmente, el paro.  Es necesario tener en cuenta, que como la normativa entro en vigencia en noviembre del 2010, se comienza a cotizar desde esta fecha, siempre y cuando se cotice desde la misma y se halla cotizado un mínimo de 12 meses. Pese a que lleve 3 años desde su puesta en marcha, el cobro de esta prestación es difícil de conseguir debido a los requisitos establecidos por la mutua. Estos son los siguientes:

1.       Estar afiliado y en situación social en el RETA.

2.        Cotizar y tener cubierta la protección por Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales.

3.       Tener cubierto el periodo mínimo de cotización por cese de actividad, el cual debe haberse efectuado durante los 48 meses anteriores y de manera continuado en al menos los 12 meses justamente anteriores.

4.       Encontrase en situación legal de cese de actividad.

5.       No tener la edad ordinaria que da derecho a la jubilación.

6.       Estar al corriente de pago en las cuotas de la Seguridad Social.

7.       La pérdida de licencia por infracción penal, no da derecho a esta prestación.

     Para poder saber a cuánto asciende la cuantía, es necesario saber que la base de cotización se corresponde a la base de cotización del Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos. Se aplica el 2.2% de cotización, en base al cese de actividad.  La duración de la prestación depende del periodo que el autónomo haya estado cotizando.

PERIODO DE COTIZACIÓN POR MESES

DURACIÓN DE LA PRESTACIÓN

De 12 a 17

2 meses

De 18 a 23

3 meses

De 24 a 29

4 meses

De 30 a 35

5 meses

De 36 a 42

6 meses

De 43 a 47

8 meses

De 48 en adelante

12 meses

 

   

 Existen una serie de variaciones en la duración si el autónomo que la solicita tiene una edad comprendida entre los 60 y los 64 años:

PERIODO DE COTIZACIÓN POR MESES

DURACIÓN DE LA PRESTACIÓN

De 12 a 17

2 meses

De 18 a 23

4 meses

De 24 a 29

6 meses

De 30 a 35

8 meses

De 36 a 42

10 meses

De 43 en adelante

12meses

 

     Para conocer la cuantía exacta correspondiente a cada autónomo solo es necesario saber que será el 70% con respecto de la base reguladora. Es decir, el promedio de las bases en las que un autónomo hay estado cotizando durante los 12 meses inmediatamente anteriores al cese de su actividad.

Los motivos por el que se puede aplicar un cese de actividad son los siguientes:

1. Trabajadores autónomos:

a.       Causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que hagan inviable continuar con la actividad.

b.      Fuerza mayor, determinante del cese temporal o definitivo de la actividad.

c.       Pérdida de la licencia administrativa.

d.      Violencia de género.

e.      Divorcio o separación matrimoniales que ocasionen dejar de ejercer funciones incluidas en el Régimen de Trabajadores autónomos.

2. Autónomos económicamente dependientes:

a.       Extinción de la duración del contrato o finalización de la obra o servicio.

b.      Incumplimiento contractual grave del cliente.

c.       Rescisión del contrato por causa justificada o injustificada por el cliente.

d.      Muerte, incapacidad o jubilación del cliente, que impida seguir con la actividad.


La prestacion por asistencia sanitaria

En qué consiste la prestación por asistencia sanitaria

     Todo trabajador autónomo tiene derecho a una asistencia sanitaria, en igualdad de condiciones, que trabajadores por cuenta ajena, aunque estos tienen algunas peculiaridades.  Todo autónomo podrá disfrutar de esta prestación, siempre que estén afiliados a la Seguridad Social y en situación de alta o asimilada de la misma. También, la podrán disfrutar aquellos autónomos, que se encuentren en situación de condición de pensionista, o aquellos, que sean preceptores de cualquier otra prestación económica, ambos reguladas por la SS.

     Este derecho podrá ser disfrutado por aquellos que hayan agotado su subsidio por desempleo y se encuentren en situación de desempleo, siempre que no esté acreditado a otra condición de otro título. Dependiendo de la duración de la cotización, la cuantía variará.

1.Cuando se hayan cotizado 90 días, se podrá iniciar con la prestación hasta los 90 días del inicio de la baja. Esta tendrá una duración máxima de 52 semanas.

2.Si no se han cotizado 90 días, dentro de los 365  anteriores, la duración será de 39 semanas, siempre que se haya iniciado antes de la baja en el RETA.

      Según marca el reglamento  la asistencia sanitaria regula “los servicios médicos y farmacéuticos necesarios para conservar o restablecer la salud de sus beneficiarios, así como su aptitud para el trabajo”. También cubre la asistencia sanitaria por  maternidad, enfermedad común, profesional y accidentes, así como riesgo en el embarazo y el riesgo durante la lactancia materna.  Se recogerá en el Sistema Nacional de la Salud los derechos en concepto de prestación por asistencia sanitaria en el conjunto de los servicios de salud pública.  Estos se encuentran disponibles en todas las Comunidades Autónomas e incluye:

  • Servicios de Atención Primaria
  • Servicios de Atención Especializada.
  • Atención de Urgencia
  • Prestaciones Farmacéuticas.
  • Prestaciones Ortoprotésicas.
  • Productos Dietéticos.
  • Transporte Sanitario.
  • Servicios de Información y Documentación Sanitaria
  • Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales.

Estos servicios serán gratuitos siempre y cuando estén dentro de la catalogación del Servicio Nacional de Salud (SNS):

1.Cartera común básica de servicios asistenciales del SNS: Actividades de prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación, cubiertos por financiación pública.

2.Cartera común suplementaria del SNS: prestaciones farmacéuticas, ortoprotésica, productos dietéticos y transporte sanitario no urgente.

3.Cartera común de servicios accesorios del SNS: Actividades, servicios o técnicas, sin carácter de prestación que no están sujetas a reembolso por parte del usuario.