El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


¿Cómo tributan las subvenciones recibidas para promoción del empleo autónomo?

 

La promoción del empleo autónomo resulta de especial relevancia en nuestro país, siendo además una de las partidas presupuestarias que anualmente  dedica, mediante diversas subvenciones, numeroso capital para el fomento de este ámbito.

Concretamente, se trata de un programa de ámbito nacional gestionado por las diferentes comunidades autónomas generalmente a través de sus Consejerías de Empleo y por el Servicio Público de Empleo Estatal en aquellas CC.AA. que no hayan asumido competencias en la materia y en las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, que está cofinanciado por el Fondo Social Europeo, y que ofrece unos atractivos incentivos al autoempleo mediante distintas subvenciones: a fondo perdido, por primer establecimiento, subvención financiera, subvención para asistencia técnica y subvención a la formación.

El objetivo de este post es aclarar el tipo de tributación pertinente dependiendo de la subvención recibida para la promoción del empleo autónomo, es decir, las distintas modalidades que pueden adoptar estas ayudas y sus diferentes aplicaciones dan lugar a un distinto tratamiento tributario según la calificación que proceda otorgar a las ayudas: subvenciones corrientes o de capital.

Si las ayudas se aplican a compensar gastos del ejercicio o la pérdida de ingresos, se consideran subvenciones corrientes y constituyen ingresos del ejercicio.

Por el contrario, las destinadas a favorecer inversiones en inmovilizado o gastos de proyección plurianual se tratan como subvenciones de capital y se imputan en la misma medida en que se amorticen las inversiones o los gastos realizados con cargo a las mismas. Si los bienes que subvencionan no son amortizables, la subvención se imputa íntegramente en el ejercicio en que se produzca la enajenación o la baja en el inventario del activo financiado con la subvención.

Aunque entre los requisitos exigidos para la concesión de la subvención se exija acreditar una inversión en inmovilizado fijo necesario para el desarrollo de la actividad, si la finalidad de la misma es el fomento de la creación de empleo estableciendo una renta de inserción, es decir, la de asegurar unos ingresos durante el inicio de la actividad y puesta en marcha de la iniciativa empresarial o profesional, estaremos ante una subvención corriente, que debe imputarse en el período impositivo en que se devengue (es decir, en el período impositivo en que se reconozca en firme la concesión de la subvención y se cuantifique la misma; LIRPF art.14.1.b), o bien en el período impositivo en que se produzca su cobro, si el contribuyente opta por el criterio de cobros y pagos para la imputación temporal de los ingresos y gastos derivados de rendimientos de actividades económicas (RIRPF art.7.2).

 


¿Eres autónomo y trabajas desde casa? Atención a la deducción de gastos.

Si ese es tu caso y realizas tu trabajo en tu vivienda o residencia habitual, esto te interesa. Atención a la última resolución sobre los casos de deducción de gastos de inmueble usado, en parte, para el ejercicio profesional:

Cualquier autónomo que utilice un inmueble en parte como vivienda habitual, en parte para el ejercicio de la actividad, debe diferenciar entre los gastos derivados de la titularidad de la vivienda y los gastos correspondientes a los suministros del inmueble, para la deducción de los mismos, que hasta el momento se reconocía solo para aquellos derivados de la titularidad de la vivienda, tales como amortizaciones, IBI, comunidad de propietarios, etc., deducibles en proporción a la parte de la vivienda afectada al desarrollo de la actividad y a su porcentaje de titularidad en el inmueble referido.

Sin embargo, ante la propuesta de admisión o no de los gastos de suministros, una reciente resolución del T.E.A.C., Tribunal Económico-Administrativo Central,  ha dado respuesta negativa a la propuesta de admisión de estos gastos correspondientes a la vivienda habitual, afectada parcialmente al ejercicio de la actividad, en proporción a la parte de ésta que se utilice para el ejercicio de dicha actividad.

A este respecto, justifica la resolución del TEAC la ausencia de método de cálculo objetivo para estos gastos de suministro, no siendo válido su cálculo atendiendo exclusivamente a una proporción entre los metros cuadrados afectos a la actividad económica y la superficie total del inmueble.

No obstante, siguiendo el principio de correlación entre ingresos y gastos, para la determinación del rendimiento neto de la actividad económica sí podría admitirse la deducción de este tipo de gastos por suministros, si su vinculación con la obtención de los ingresos resultara acreditada por el obligado tributario.


 


Lo esencial de la LEY 31/2015 y sus mejoras para los autónomos.

 

Ya comentamos en anteriores post de nuestro blog alguna novedad respecto a la publicación de la Ley 31/2015, de 9 de septiembre, por la que se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la Economía Social.

En esta ocasión, y debido a su inminente entrada en vigor el día 10 de Octubre de 2015, queremos hacer un resumen de aquellas novedades que incluye y que consideramos de interés para los autónomos:

1) Tarifa plana en la cuota de los nuevos autónomos. La principal novedad consiste en que se amplía el último tramo de bonificación del 30% a 18 meses tanto para los menores de 30 años como para las mujeres menores de 35 años.

2) La bonificación de la cuota de autónomo se mantiene aunque se contrate a personal. Esta medida será de aplicación tanto a los nuevos autónomos como a los que ya están dados de alta y actualmente tienen dichas bonificaciones reconocidas. Únicamente no se aplicará para los que a día de hoy ya tienen personal contratado, y recordamos que se trata de:

Bonificaciones

-       Los 6 primeros meses tendrán una reducción del 80% de la cuota de autónomo, es decir, el importe a pagar son  unos 50,00.-€ aproximadamente.

 -      Los siguientes 6 meses tendrán una reducción del 50% de la cuota de autónomo, es decir, el importe a pagar son  unos 130.-€ aproximadamente.

 -      Los siguientes 6 meses tendrán una reducción del 30% de la cuota de autónomo, es decir, el importe a pagar son  unos 180.-€ aproximadamente. (Para menores de 30 años y mujeres menores de 35 se extiende a 18 meses con la entrada en vigor de la presente normativa).


3) Compatibilidad de prestación por desempleo y nueva alta de autónomo. Todos (sin límite de edad) los que están percibiendo prestación por desempleo y  causen nueva alta de autónomo podrán compatibilizar la prestación por desempleo con su trabajo como autónomo con el límite máximo de 9 meses o el período que le quede por percibir de desempleo en caso de ser inferior a 9 meses.

4) Pago único del desempleo. Dos grandes novedades en materia de pago único del desempleo.

-       Se podrá solicitar el 100% de la prestación por desempleo para realizar la inversión necesaria para causar alta de autónomo (sin límite de edad).

 -       Se podrá solicitar el 100% de la prestación por desempleo para constituir una sociedad limitada y aportar dicho importe como capital social de la misma, con requisito de causar alta de autónomo en la sociedad.

  5) Familiares colaboradores: disfrutarán de una bonificación del 50% de la cuota de autónomo los primeros 18 meses y del 25% los 6 siguientes meses.

 Más información: Ley 31/2015