El Blog de Asesor Autónomo

rss

Aquí encontrarás todas las consultas y dudas en el ámbito fiscal, que se puedan plantear a los Autónomos.


IRPF: dudas sobre conceptos susceptibles de retención.

 

El pago de impuestos es ineludible para los ciudadanos/as en España, donde además el porcentaje de salario que se dedica a éstos asciende hasta el 25% del total según un estudio de la web Movehub.

En nuestro país el gravamen por renta, también conocido como IRPF, se sitúa entre las primeras posiciones del ranking mundial. Por ello, aunque a la hora de realizar anualmente nuestra declaración de la renta podemos contar con ayuda por parte de la Agencia Tributaria, tanto de forma telemática mediante el software “PADRE” y por vía telefónica, como mediante la asistencia presencial para el asesoramiento técnico, desde Asesor Autónomo queremos aclarar algunas dudas sobre qué conceptos son susceptibles de retención así como de desgravación, permitiendo que todo contribuyente sea conocedor de la aplicación actual del IRPF.

Hasta el ejercicio 2014, cuyo plazo de declaración ha terminado el pasado 30 de junio, la Renta incluye conceptos como rendimientos de trabajo y de actividades económicas, ganancias o pérdidas patrimoniales, integración y compensación de rentas y mínimos personal y familiar. Cada uno de estos ítem tienen unas cantidades mínimas a partir de las cuales al declarante se le aplica una retención en concepto de adelanto de la contribución final anual que se debe aportar bajo el nombre IRPF, pero ¿y aquellos conceptos y situaciones más específicas que se producen cada vez más a menudo? Exponemos a continuación algunas de ellas:

Eres padre/madre de familia divorciado/a, ¿sabes si puedes aplicar a tu declaración el “mínimo por descendientes”?

En este caso concreto, a efectos de la aplicación del mínimo por descendientes, la LIRPF art.58 redacc L 26/2014 exige el requisito de la convivencia  de este con el contribuyente. En los supuestos de separación matrimonial, el mínimo por descendientes corresponde a quien tenga atribuida la guarda y custodia de los hijos a la fecha del devengo del impuesto, que sin embargo, será prorrateado por partes iguales en el caso de guarda y custodia compartida, con independencia de quién sea el progenitor con el que convivan a la fecha del devengo.

En el ámbito profesional, para un profesional como un abogado, ¿existe obligación legal de detallar el porcentaje de retención en factura?

No se encuentra la obligación de incluir en la misma la retención a cuenta del IRPF, aunque tampoco existe impedimento alguno, eso sí, ningún caso exime de que el pagador de las misma no esté obligado a practicar la retención cuando exista la obligación.

Respecto a bienes inmuebles, si tengo una propiedad alquilada pero no percibo la mensualidad por parte de los inquilinos, ¿debo declararlo?

Aquí la Agencia Tributaria es rotunda y afirma que sí pues Aunque no se haya producido el cobro, las cantidades devengadas como consecuencia de un contrato de arrendamiento de un bien inmueble constituyen rendimiento de capital inmobiliario. En todo caso podría, si se cumplen las condiciones, deducirse las cantidades que tengan la consideración de saldos de dudoso cobro.

Todas estas dudas y cualquier cuestión relacionada con trámites administrativos y de gestión puedes resolverlas en Asesor Autónomo, telemáticamente y de la forma más fácil y rápida.


El CRITERIO DEL IVA POR CAJA edit

Con la publicación de la reciente Ley  14/2013  de 27 de septiembre, “Ley de Emprendedores” derivado de la Directiva 2010/45/UE de 13 de julio de 2010, se han establecido las medidas reclamadas por los autónomos y pymes, para dar la posibilidad de liquidar el IVA por el criterio caja, “pago a Hacienda el IVA que he cobrado”. 

Se ha dado forma, mediante la creación de un nuevo Régimen Especial en el IVA, capítulo X en el Título  IX, arts 163 decies a 163 sexiesdecies, llamado Régimen Especial del criterio Caja, y modificando el art. 120.uno de la Ley 37/1992 sobre el IVA.  También por RD 828/2013, de 25 de Octubre, se modifica el Reglamento del IVA incluyendo el Capítulo VIII dentro del Título VIII “Régimen Especial del criterio de caja”, que comprende los artículos 61 septies a 61 undecies.

Las limitaciones fundamentales son:

  • Limitación de facturación anual de 2.000.000 euros. Estimamos con una cifra razonable
  • Alta censal en Diciembre, y no revocable en 3 años. Es una cuestión determinante para que no existan un número elevado de altas de contribuyentes.
  • Regulación del mismo régimen para IGIC

 El impuesto se devengará en el momento del cobro, total o parcial, del importe percibido. Si no se ha producido el cobro, el devengo se producirá el 31 de diciembre del año inmediato. Es una limitación temporal.

  • Derecho a la deducción de las cuotas soportadas, total o parcial, hasta el 31 Diciembre del año posterior si no se han abonado. En el periodo del pago, o en las de los sucesivos, siempre que no hubiera transcurrido el plazo de cuatro años.
  • Renuncia, con una validez de 3 años.
  • Exclusión. Se excluyen las Operaciones intracomunitarias, los regímenes especiales simplificado, de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, aplicable a los servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.  Lógicamente, estos dos últimos sectores, por volumen de operaciones o localización, no tienen cabida.

Se han incluido unas limitaciones, algunas pendiente de regulación reglamentaria, como el tope de operaciones en efectivo respecto de un mismo destinatario, o las obligaciones formales, que nos tememos, como así se proyecta, que sea obligatorio el libro-registro telemático  (actual mod 340), para un mayor control de la operaciones. Precisamente ésta medida fue eliminada recientemente, después de una implantación diferida, hoy se proyecta, y cuando llega la fecha, la vuelvo a retrasar un año, dada la imposibilidad de adaptación a las pymes.

El derecho a la deducción, si no se ha abonado la factura, se puede ejercer el 31 Diciembre del año siguiente. Sin embargo, el ingreso de las cuotas repercutidas, aunque no se hayan cobrado, se debe realizar al 31 Diciembre de cada año.

Con lo cual,  obliga al autónomo o PYME a llevar una contabilidad mucho más rigurosa y detallada, con mayor carga administrativa y, el supuesto ahorro financiero, en la práctica, va a ser casi nulo.

Por otra parte, la relación que tenga una pyme que se acoja a este régimen con una empresa que no lo haga, grandes empresas o aquellas que no se acojan, complica las relaciones comerciales. Un proveedor, por ejemplo, que no este en este régimen, no se podrá deducir la factura de un emisor que si este en el régimen de caja, hasta que no la abone. Por lo que deberá llevar un control administrativo adicional de liquidaciones de IVA, pagados o no, a quien este en este régimen.

En nuestra opinión, con todas las limitaciones aplicadas, difícilmente se espera un número elevado de contribuyente que se acojan a tal medida, con frustración por la espera en la aplicación de esta medida, que no va a servir.

Esperaremos a la publicación de la modificación del Reglamento, pero no se espera novedades importantes.

Con fecha de 30 de Diciembre de 2013, por Real Decreto 1042/2013 que amplía el plazo para poder optar por el régimen especial del criterio de caja para el año 2014, hasta el 31 de marzo de 2014.

Ley 14/2013 de 27 de septiembre de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.